La Plaza del Mercado, que acogió la mayoría de actos

Una feria de primera en primavera

ELIZONDO ABRE CON GRAN AMBIENTE LA TEMPORADA EN LA CUENCA DEL | Bidasoa, donde se premió a los mejores carneros y se cortó el queso del año

Un reportaje de Lander Santamaría Fotografía Juan Mari Ondikol - Sábado, 22 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Los ganadores del concurso de carneros, autoridades y el jurado se hicieron la acostumbrada foto de familia en la Plaza del Mercado.

Los ganadores del concurso de carneros, autoridades y el jurado se hicieron la acostumbrada foto de familia en la Plaza del Mercado. (ONDIKOL)

Galería Noticia

Los ganadores del concurso de carneros, autoridades y el jurado se hicieron la acostumbrada foto de familia en la Plaza del Mercado.

Dos ejemplares de Arraioz y de Almandoz propiedad de dos expertas pastoras, Sagrario Urroz y Begoña Etxalar, ganaron ayer los primeros premios del Concurso de Carneros de raza latxa del Valle de Baztan que se celebró con motivo de la Feria de Primavera de Elizondo. Las dos repitieron la victoria conseguida en la edición de 2015 (Sagrario Urroz también en la del año pasado), en la primera reunión ganadera y pastoril del año en la comarca que gozó con una meteorología espléndida y contó con notable afluencia de gente en el adelanto de la clausura de la semana de Pascua Florida.

En la sección de carneros de cara rubia (burugorri) siguieron a la ganadora los carneros de Felisa Ugarte de la casa Indakoa (Arraioz) y José Mari Gamio, de la casa Plazaburua de Arizkun;y en la de cara negra (burubeltz) lo hizo por partida doble pues clasificó segundo y tercero el pastor Miguel Ángel Maritorena, de Gernuxarrea de Irurita. De la calidad genética de los ejemplares da fe la circunstancia de que cinco de los seis premiados han ganado el certamen en alguna ocasión.

La Plaza del Mercado, que acogió la mayor parte de los actos de la jornada, ofreció la imagen de los días de fiesta con afluencia de ganado vacuno que aportaron los tratantes de Doneztebe Pedro José Martín y Bittor, el hijo de Víctor Mendiburu, fieles como pocos a las ferias y mercados de la comarca del Bidasoa siguiendo la tradición familiar. Acudieron con una cuadrilla de ejemplares de ganado vacuno y varios ejemplares de caballar, y otro tanto hicieron los baztandarras de Elbetegaraia de Elbete, que trajeron a la feria una decena de cabezas de caballar de muy bonita estampa.

El concejal titular de Agricultura, Ganadería y Montes, Juan Cruz Iriarte, que siguió la feria para su mejor desarrollo, confirmaba el hecho de que, como consecuencia a los vaivenes, la incertidumbre del mercado y las últimas y preocupantes noticias, los ganaderos de Baztan están optando por “sustituir el vacuno de leche por el de carne”. Luego, tristemente, ya se ocupará el mercado de llevarles a alguna nueva crisis.

El jurado lo formaron en esta ocasión Federico Etxenike, de Maitonea de Gartzain, que es el decano pues lo hace desde la primera edición en el año 1999, y le acompañaron Manuel Bertiz, de Pardiolenea de Beartzun de Elizondo, y Joseba Zelaieta, de Zaldubia de Irurita. Los pastores premiados en cada sección recibieron un kaiku de artesanía grabado y 75 euros el primero, 50 euros el segundo y 30 euros el tercero.

Los pastores procuran cada vez más hacerse con los carneros (machos) de las mejores condiciones genéticas, lo que supone una garantía de calidad en la reproducción. Normalmente, estos carneros tienen una vida activa de unos 6 a 8 años y se crían y cuidan con el máximo esmero hasta que son sustituidos.

QUESO DEL AÑOEn la feria se llevó a cabo también el corte simbólico del primer queso del año, lo que le tocó hacer a María Jesús Larretxea, que elabora bajo la marca Etxetxipia, el nombre de su casa en Elizondo y adscrita a la Denominación de Origen Idiazabal en la agrupación Artzai Gazta. La quesera ha obtenido ya varios galardones en distintos certámenes y el ejemplar de la reciente producción que cortó ayer presentaba buen aspecto y agradable sabor, las características de calidad que distinguen al producto de su trabajo.

Hubo exposición y venta de artesanía y derivados agroalimentarios, degustación de productos locales, exhibición de Baztango Dantzari Ttikiak y ambientación txistulari, y la jornada discurrió como en las grandes ocasiones. En definitiva, una feria de primera en primavera.