En fin

El turismo y el entusiasmo

por juan arteaga - Sábado, 22 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Galería Noticia

Losdatos de afluencia de visitantes durante la campaña de Semana Santa, que finaliza estos días, han sido muy positivos según las impresiones y los datos facilitados tanto por el Consorcio de Tierra Estella como por Tierras de Iranzu, además de las valoraciones personales que han hecho diversos agentes de la Merindad. Estas buenas perspectivas, sin embargo, no deben servir para ocultar algunas carencias que todavía se perciben en la conformación de unos recursos turísticos y patrimoniales que deben ser optimizados. Estella-Lizarra, y el resto de la comarca, solo conseguirán ser competitivos en el complejo y muy difícil mercado turístico si todos sus activos funcionan cuando deben funcionar si es que se quiere que el sector se consolide como uno de sus motores económicos, tan vitales para la supervivencia de una Merindad a la que la crisis le ha pegado buenos palos.

Ni la ciudad ni Tierra Estella puede permitirse el lujo de tener cerrado un solo recurso cultural, patrimonial y humano en plenas vacaciones, justo en el inicio de la temporada alta, si lo que se quiere es que tanto los visitantes como los habitantes de la zona cambiemos la percepción sobre las posibilidades del turismo más allá de su rápida traducción económica. Cada visitante que se encuentra con una puerta cerrada en días de vacaciones seguramente ejercerá de embajador negativo de la comarca en su ámbito de influencia. Además, y como para casi cualquier aspecto de la vida, siempre son bienvenidas y necesarias unas buenas dosis de entusiasmo como actitud para afrontar estas posibilidades. La gestión del turismo y la cultura están reñidas con una postura funcionarial y rutinaria -casi son un oxímoron-, porque en los dos ámbitos se trata de descubrir, comunicar y emocionar -en definitiva, de vivirlo casi todo el tiempo-, y nada mejor que hacerlo desde el entusiasmo y la pasión por lo que se quiere enseñar, vender y consolidar como sector económico de futuro. De su éxito dependen muchas cosas.