La semana

De leches, charcas y corrupción

por F. Pérez-nievas - Sábado, 22 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

mimadre era una de esas personas que tenía un don. Era capaz de inventarse la letra de una canción o el nombre de un actor extranjero sin acertar ni una sola de las palabras que venían en la estrofa o sin atinar con la pronunciación del famoso en ninguna sílaba. Para eso también hay que nacer y más para hacerlo con gracia. Porque no atinaba, es cierto, pero enseguida se sabía a qué se refería. ¿A qué viene esta comparación? os preguntaréis. Pues resulta que como dice el viejo proverbio hay veces que una cosa que huele a leche, es blanca como la leche, sabe a leche, viene de las ubres de la vaca y encima se puede combinar con cacao tiene un 99% de posibilidades de que sea leche. Con todo este galimatías quiero hacer referencia a un nuevo caso de corrupción que ha salido en el PP. ¿En el PP? Si, aunque os extrañe mucho. Esta vez acusan al expresidente del Gobierno de Madrid, Ignacio González, al que señaló con el dedo mágico Esperanza Aguirre para cederle el trono autonómico, al igual que hiciera Gallardón con la señora Botella-relaxing. Pues yo creo, señores populares, que deberíais mirar más hacia dentro y meditar, meditar mucho con el objetivo de tratar de analizar por qué cuando un político huele a corrupto, hay rumores de corrupción sobre su gestión, empiezan a salir expedientes sobre concesiones amañadas en los medios de comunicación y varios empresarios empiezan a hablar de que han pagado sobrecostes, en la gran mayoría de los casos detrás de ello (al menos en los últimos años) hay un político del PP. Si, es cierto, también ha habido casos del PSOE (bastantes), muchos de CDC, alguno de UPN, alguno de IU y también de sindicatos, pero hablamos de la mayoría y de los últimos años del poder absoluto del PP, igual que pasó con el PSOE. ¿De verdad no os llama a una reflexión que el presidente del partido y del país sea llamado a declarar en un caso de corrupción en la que el partido que dirige está acusado y que además dificultó la investigación de los jueces? El otro día me contaron el chiste del hombre que se tiró a una charca a nadar porque le dijeron que cubría hasta el pecho ya que habían visto ver pasar a un pato y al tirarse se abrió la cabeza. Creo que deberíais renovar la charca porque últimamente hay muchas cabezas abiertas. ¡Cómo estará el país para que el primer partido imputado en Democracia por corrupción siga siendo el más votado!