Son todavía 18.625 personas en navarra

Los contratos fijos a mayores de 45 años crecen un 21% en el último año

Las empresas demandan en mayor medida que hace dos años a personas con experiencia
El 60% de los parados de larga duración pasa de los 45 años

Juan Ángel Monreal | Javier Colmenero - Domingo, 23 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un trabajador de más de 45 años en una fábrica.

Un trabajador de más de 45 años en una fábrica. (JAVIER COLMENERO)

Galería Noticia

Un trabajador de más de 45 años en una fábrica.

“Las personas de 45 o más años cuentan con habilidades adquiridas mediante la experiencia”

Pamplona- Son todavía 18.625 personas, con 45 años cumplidos, y en situación de desempleo. Representan cerca de la mitad del total de desocupados y ha sido el último colectivo en percibir que las oportunidades de encontrar empleo y de que este posea una cierta estabilidad crecen. Pero algo parece haber cambiado. En el primer trimestre de 2017 el número de contratos indefinidos firmados por trabajadores que rebasan los 45 años ha crecido cerca de un 21% respecto a 2016, un ritmo que duplica la media nacional.

En los tres primeros meses del año se firmaron 1.018 contratos de este tipo, frente a los 840 del año pasado. Un aumento no solo muy relevante respecto al año pasado, sino que duplica la cifra de 2013 y triplica ampliamente la de años anteriores. Es, en realidad, la cantidad más elevada de la historia, algo que ya sucedió a cierre de 2016, cuando se firmaron 3.296 contratos de este tipo, un 11,8% más que el año pasado, tal y como reconocía hace unos días un informe de Randstad, que analizaba los datos de toda España y concluía que los contratos de este tipo habían crecido por encima del 10%, con especial velocidad en Canarias, Baleares, Catalunya y las dos Castillas.

Las causas de este aumento son distintas y no se explican sin tener en cuenta la consolidación del crecimiento económico -el Gobierno central ha anunciado una mejoría en el cuadro macroeconómico de 2017- y sin considerar los menores costes que tiene hoy despedir a un trabajador fijo. Las cifras de contratación indefinida de trabajadores veteranos son incluso superiores a las de los años previos a la crisis.

La firma de recursos humanos Randstad apuntaba también en otras direcciones. “Los profesionales mayores de 45 años cuentan con habilidades y competencias que se adquieren principalmente a través de la experiencia y que cada día son más demandadas en el mercado. Estamos hablando de la comunicación eficaz, la capacidad para resolver conflictos, la capacidad de adaptación, la negociación, la orientación a resultados o el trabajo en equipo”, explica Helia Téllez de Meneses, directora nacional de Randstad Outplacement.

“En determinados puestos, las empresas valoran más a los perfiles de más edad porque no solo aportan un conocimiento profundo del sector o del puesto, imprescindible en muchos casos para la obtención de resultados, sino que son capaces de capitalizar y compartir el conocimiento con las generaciones más jóvenes, explica Helia Téllez.

De hecho, el mercado laboral muestra un comportamiento llamativo, teniendo en cuenta que el aumento de la contratación indefinida (de 3.030 a 3.222 contratos) no resulta ni mucho menos exagerado, pero sí especialmente intenso entre el colectivo de trabajadores más joven (menores de 25 años) y de mayores de 45. En el resto de franjas de edad los aumentos son muy leves o se producen incluso leves descensos. De hecho, casi uno de cada tres contratos fijos fue firmado en Navarra por trabajadores que superaban los 45 años.

Este aumento en la contratación comienza a reflejarse también en la evolución del desempleo, cuyo descenso entre los mayores de 45 años se ha acelerado en el último año. Si en 2014 y en 2015, el paro en estas franjas de edad caía mucho menos que la media, hoy lo hace a un ritmo prácticamente similar, que ronda el 8% en el último año.

Reducir el paro entre este colectivo supone además unos de los grandes retos del Servicio Navarro de Empleo, que durante el trienio 2017-2019 seguirá con la plantilla reforzada, lo que supondrá un desembolso de 3,89 millones de euros. Uno de los objetivos de este esfuerzo es precisamente atender a parados de larga duración, muchos de ellos con más de 45 años. “Es uno de los grupos más afectados, junto con jóvenes, mujeres y personas con discapacidad”, explica el Servicio Navarro de Empleo. “El 60,4% de las personas desempleadas de larga duración tiene más de 45 años mientras que en el caso de los jóvenes su representación es del 6,7%, aunque la presencia del paro prolongado durante más de un año supone ya un 27,9% en el caso de los jóvenes”, explicaba el Servicio Navarro de Empleo, que incide asimismo en las “consecuencias para la salud, para las relaciones personales y para sus futuras pensiones” que la cronificación del desempleo tiene para estas personas.

El Servicio Navarro de Empleo ya puso en marcha en 2016 un programa de atención a personas paradas de larga duración de entre 30 a 54 años. Para formar parte de este programa la persona debe haber permanecido en desempleo al menos 360 días en los 540 días anteriores a la fecha de atención. “El programa consiste en la asignación de un tutor especializado que diseñe y realice el seguimiento de un itinerario de inserción individualizado para cada persona parada de larga duración durante 6 meses, con el objetivo final de lograr su inserción laboral”, explicaban desde el Gobierno de Navarra. El aumento en la contratación parece mostrar los primeros frutos.

las cifras

40%

más de 55 años

Cuatro de cada diez parados de larga duración tienen más de 55 años. Un 75% de los parados de larga duración no posee más estudios que la primera etapa de la Secundaria.


33%

fijos discontinuos

El empuje de la industria agroalimentaria ha disparado los contratos fijos discontinuos.

apunte

Líneas de actuación publicas. Para los mayores de 45 años, el Plan de Empleo plantea implementar itinerarios de inserción personalizados, permitir la acreditación de las competencias adquiridas a través de la experiencia laboral, desarrollar medidas específicas dirigidas a incentivar económicamente la contratación de trabajadores y trabajadoras de más edad, potenciar contratos que generen prestaciones contributivas para volver al circuito laboral ordinario, sensibilizar al tejido empresarial sobre la inserción laboral de las personas desempleadas de más edad y mejorar la cobertura y calidad de las políticas de orientación y desarrollo profesional.