Jean-Luc Mélenchon candidato de la francia insumisa

El tribuno rojo

Domingo, 23 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

parís- Cuando en 2008 Jean-Luc Mélenchon cerró de un portazo 30 años de militancia en el Partido Socialista nadie imaginó que el histriónico senador que azotaba con su conciencia progresista la vida del partido se convertiría en una figura esencial de la izquierda.

Como Syriza en Grecia o Podemos en España, Mélenchon representa la corriente más radical de la izquierda, aunque a diferencia de los líderes de esos dos movimientos su carrera política se ha hecho en el seno del PS. El político, que a sus 65 años afronta su segunda campaña presidencial, ha comprobado que, desprovisto del lastre de todo aparato, tiene gran tirón electoral.

Nacido en Tánger en 1951, es hijo de un telegrafista y de una profesora originarios del norte de África, adonde emigraron sus padres, ambos de origen español. A los 11 años se instaló en Normandía, donde fue destinada su madre y donde estudió en un colegio privado y se licenció en filosofía.

Dirigente estudiantil, consejero municipal, cargo electo departamental y senador con 35 años, el más joven de la V República, fue ascendiendo escalones en la vida interna del partido, que le pagó su valía con la entrada en el Gobierno como responsable de Enseñanza Profesional, puesto que ocupó entre 2000 y 2002.

Tardó aún cuatro años en comprobar que el aparato socialista le era demasiado hostil. “Mitterrandista” convencido, “jospinista” fiel, denunció con vehemencia la deriva liberal del PS bajo los auspicios de Ségolène Royal y fundó el Partido de Izquierda. Un movimiento que se resume al carisma de su líder, tribuno avezado provisto de una dialéctica punzante y eficaz que le permite conectar con el pueblo.

Azote de la derecha y de las posiciones más liberales de los socialistas, se presentó, con un resultado decepcionante, a las presidenciales de 2012 asociado con el Partido Comunista, en el que nunca ha militado.