François Fillon candidato de los republicanos

Las siete vidas de un superviviente

Domingo, 23 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

parís- François Fillon ha asistido tantas veces a su propio funeral político que, llegada la hora de la verdad, nadie se atreve a dar por muerto a un candidato que quiere compensar con su programa una imagen vapuleada por la corrupción. Que Fillon tiene más vidas que un gato quedó probado cuando fue elegido, contra pronóstico, como candidato del centro-derecha en las primarias de noviembre.

Pese a partir por debajo del 10% en los sondeos sobre intención de voto en aquella cita, su actuación en los debates televisados y, sobre todo, el apoyo de unas bases que demandaban un aspirante claramente derechista le valieron una rotunda victoria frente al moderado Alain Juppé.

Pero el cataclismo llegó en forma de imputación judicial en marzo por los supuestos empleos ficticios que concedió a lo largo de años a su mujer, Penelope, y dos de sus hijos. Pese a haber asegurado en enero que renunciaría si finalmente era imputado, aguantó aferrado a su mantra, el programa y nada más que el programa, con el que busca seducir a los votantes que quieren un giro real hacia la derecha.

De aspecto siempre impecable -los lujosos trajes que recibió como regalo también le han dado quebraderos de cabeza-, con rictus impávido y sonrisa sardónica, ha aguantado los ataques consciente de que solo los franceses podrán decidir sobre su futuro. Si es elegido presidente, gozará de inmunidad durante al menos cinco años. Si no, deberá rendir cuentas ante la justicia.

Nacido en Le Mans en 1954 en un familia gaullista (madre historiadora, padre notario), define como “radical” su proyecto, en el que combina medidas liberalizadoras en lo económico y conservadoras en lo social. Ha cubierto corridas de toros en España para AFP, ha sido jefe del Ejecutivo y varias veces ministro, como tal retrasó la edad mínima de jubilación a los 62 y ahora quier eliminar un tótem socialista, la jornada laboral de 35 horas.