“A veces tenemos que mediar entre disputas vecinales”

La mediación es una de las labores más demandadas por los vecinos de los barrios

Lunes, 24 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- Aunque no se dedican al patrullaje por los barrios, el contacto casi diario por la calle con el vecindario coloca a los integrantes de la Policía Comunitaria en una situación inmejorable para conocer de primera mano lo que se cuece dentro de los barrios. Como ya empiezan a ser conocidos vayan de uniforme o de paisano -algunos vecinos les llaman por las ventanas por sus nombres de pila- reciben muchos avisos sobre casos de gamberrismo, pequeña delincuencia o disputas entre residentes.

Las denuncias de cierta relevancia son derivadas a otras unidades de la Policía Municipal, pero para algunas de las situaciones que viven en el día a día deben echar mano de la mediación, una de las tareas que tiene encomendada el grupo. Es lo que sucedió con dos vecinas que mantenían una disputa por los ruidos que originaban los hijos pequeños de una de ellas. “Me reuní con cada una y vi que las dos tenían razón. El problema era que las paredes eran muy estrechas y la verdad es que se oía todo. Así que me puso en contacto con los propietarios (las dos vecinas estaban alquiladas) y llegamos a un acuerdo para poner dobles paredes. Se hizo y a día de hoy no se han vuelto a repetir los problemas. Recuerdo lo sorprendidas que estaban de que un policía hubiera acudido a sus casas para arreglar un problema así. La verdad es que me quedé satisfecho y ellas también”.

A una situación parecida tuvo que hacer frente Arnedo tras las desavenencias entre un residente y el propietario de un local de hostelería de San Juan. “Les citamos a los dos y se pusieron de acuerdo para que no se montara tanto follón en la calle. A veces la mediación funciona, con otros no, porque este sistema siempre es voluntario”. Reconocen que es una de las tareas que más realizan, pero que carecen de los protocolos y de la formación necesaria sobre la materia. “Sobre todo se trata de escuchar, analizar lo que se puede hacer y dar una respuesta al vecino afectado, sea la que sea, porque así comprueba que se ha intentado”, añadió el subinspector.

coche robadoEn estos dos meses se ha podido esclarecer algún delito gracias a la colaboración ciudadana, como aquel vecino de San Jorge que alertó al agente del barrio de la presencia de un coche en un garaje. Resultó ser un turismo robado en Vitoria que estaba siendo cuidadosamente desmontado al abrigo que ofrecía el parking. En este caso, la Policía Comunitaria dio traslado del hecho a la unidad de Tráfico para que las patrullas motorizadas incrementen la vigilancia en la zona. Para otros casos más graves, que también han llegado a sus oídos, acuden a la unidad de investigación o al grupo encargado de la protección de menores. - K.G.