Seis personas perdieron la vida en su puesto

La incidencia de los accidentes laborales crece por cuarto año seguido

Seis personas perdieron la vida en su puesto y tres en desplazamientos
El número de accidentes total crece un 7%

Juan Ángel Monreal | Itxaso Mitxitorena - Martes, 25 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Gráfico que muestra el índice de accidentes de trabajo con baja en jornada laboral.

Gráfico que muestra el índice de accidentes de trabajo con baja en jornada laboral. (ITXASO MITXITORENA)

Galería Noticia

Gráfico que muestra el índice de accidentes de trabajo con baja en jornada laboral.

“La rotación excesiva y la falta de información sobre los riesgos influye en los accidentes”

Pamplona- Nuevo trabajador, eventual y de origen extranjero. Este es el retrato robot del trabajador que sufrió un accidente de trabajo durante 2016, un ejercicio en el que la incidencia de la siniestralidad creció por cuarto año consecutivo y el número de accidentes repuntó un 7%. Ambas cifras se encuentran sin embargo muy lejos de las que se registraban hace apenas una década.

Los datos fueron publicados ayer por el Gobierno de Navarra, quien reconocía el aumento total en la siniestralidad, si bien matizaba que el número de fallecidos total (nueve, seis de ellos durante la jornada de trabajo), había descendido en dos personas respecto al año pasado. Según estos datos, se constata un incremento de los accidentes laborales, con 8.403 nuevos siniestros con baja, de los cuales 7.572 ocurrieron durante la jornada laboral y 831 fueron in itinere. Se registraron 501 accidentes catalogados como recaídas y 13.448 accidentes sin baja. “En cuanto a las características de los accidentes de trabajo, el sobreesfuerzo físico es el modo de lesión más frecuente, alcanzando el 40% de los accidentes”, informó el Gobierno de Navarra en una nota.

UGT realizaba una valoración crítica de los datos, que achacaba “al aumento de la precariedad y la intensificación del trabajo y a la debilidad del sistema preventivo, incrementada por la insuficiente inversión de las empresas en materia de seguridad, especialmente las pymes, como consecuencia de la crisis”. Según añadía, un dato “muy relevante” es que los accidentes laborales sin baja se elevaron el año pasado a 7.805, duplicando ampliamente los 3.022 contabilizados el año anterior y superando a los accidentes con baja (7.654).

Para la secretaria de Acción Sindical de UGT de Navarra, Marisol Vicente, “esta anomalía tiene que ver tanto con la mayor inestabilidad y precariedad laboral provocadas por la reforma laboral de 2012, que ha instalado entre los trabajadores el miedo a perder el puesto de trabajo en el caso de caer de baja, como con la actuación de las mutuas, que gestionan la casi totalidad de las contingencias profesionales y tienden a rebajar la calificación de los accidentes de trabajo”.

Pese al descenso en los accidentes mortales, los datos muestran sin embargo un incremento en aquellos que reciben la consideración de graves y resultan también preocupantes si se comparan con otras comunidades. Pese a que el incremento del empleo es ligeramente inferior a la media, la empresa de recursos humanos Randstad destacaba ayer mismo que “Navarra es la comunidad en la que más se incrementa la incidencia”, por delante de Baleares y de Castilla-La Mancha.

UGT incidía también en el perfil del accidentado, una persona generalmente joven, pero también mayor de 55 años, con poca antigüedad en su puesto, que trabaja en una empresa pequeña y, en muchos casos, de origen extranjero.

“Parece claro -señala Marisol Vicente- que detrás de este perfil está la precariedad laboral o, lo que es lo mismo, la rotación excesiva, la falta de información sobre los riesgos del puesto de trabajo, la carencia de formación sobre cómo desempeñar las tareas con seguridad, las jornadas excesivamente prolongadas, el trabajo a destajo, las horas extraordinarias, la carencia de delegados de prevención y, en muchos casos, incluso de representación sindical en la empresa”. “Los sindicatos queremos resaltar cómo determinados colectivos (mujeres, jóvenes, personas migrantes, personas mayores o discapacitados entre otros) tienen mayores riesgos para su seguridad y salud, al ocupar puestos de trabajo con condiciones muy precarias, donde la prevención es prácticamente inexistente”, apunta Marisol Vicente en referencia al Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, que se celebra el viernes.

las cifras

74,4

en la construcción

Es el sector con mayor incidencia de los accidentes de trabajo. Ha crecido en 17 puntos desde 2013, si bien se encuentra muy lejos de los datos de 2004 (141,5).

52,8

incidencia en la industria. Es el segundo sector con mayor incidencia, que ha crecido en diez puntos desde hace cinco años.


45,4

en agricultura

Se trata del sector que más sube en términos relativos, al pasar de una incidencia de 27,4 accidentes por cada mil trabajadores de 2011 a 45,4 en 2016.

22,9

incidencia en servicios. El sector servicios, que agrupa a la mayor parte de los trabajadores, es que posee una incidencia más baja, si bien ha crecido levemente desde 2013, cuando tocó suelo con paenas 18,9 accidentes declarados con baja por cada mil trabajadores.