Macron consigue el apoyo de Hollande

El objetivo de la ultraderechista Le Pen es hacerse con el electorado de Fillon y Mélenchon

Martes, 25 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

parís- El socioliberal Emmanuel Macron recabó el respaldo del presidente de Francia, François Hollande, con el objetivo de batir en la segunda vuelta de las presidenciales del 7 mayo a la ultraderechista Marine Le Pen, quien se presentó como la única candidata antisistema.

El socialista Hollande dio una corta declaración solemne en el Palacio del Elíseo para avisar de las consecuencias morales y económicas que tendría una presidencia de ultraderecha.

“Frente a los riesgos que supondría la victoria de Le Pen no sirve callarse o refugiarse en la indiferencia. Hay que movilizarse. Votaré por Emmanuel Macron”, aseguró Hollande.

No obstante, está por ver si el impacto de este apoyo será positivo o negativo, debido al alto nivel de impopularidad del mandatario socialista.

Para sus críticos hoy quedó en evidencia que Macron, exministro de Economía (2014-2016) de Hollande, será un “heredero” del presidente saliente.

El candidato de En Marchaagradeció el apoyo del jefe de Estado en un escueto mensaje en Twitter, donde añadió que “el 7 de mayo hay que mantenerse fiel a los valores de Francia”.

El europeísta Macron (8,5 millones de votos) y la eurófoba y proteccionista Le Pen (7,6 millones) empezaron ayer con la tarea de seducir al resto de votantes.

el objetivo de le pen“Fillon ya lo dijo. Macron es el bebé de Hollande”, indicó la ultraderechista en una entrevista a France 2 Le Pen, al tiempo que señaló que hay muchos cargos de Los Republicanos que no comparten la posición de Fillon en favor de Macron.

“Emmanuel Macron está a favor por la globalización salvaje, la desregulación del derecho al trabajo, la inmigración masiva, el sectarismo (musulmán). De todo eso nos oponemos”, dijo la candidata, quien opinó que es “perfectamente posible” ser elegida presidenta.

La meta de Le Pen, que promueve el proteccionismo y abandonando el euro, es cortejar al electorado de Fillon, el más preocupado con la inmigración y con la seguridad, y al de Mélenchon, el más disgustado por los efectos de la globalización. - Efe