Libros, libros, libros, más libros por favor

La confluencia entre la zona peatonal de Carlos III y la calle Roncesvalles se vio invadida ayer por los puestos de 13 librerías pamplonesas que inundaron de letras y flores el centro neurálgico de Iruña.

Un reportaje de Fernando F. Garayoa. Fotografía Javier Bergasa - Martes, 25 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Merche Zufía, de Auzolan, regalando la correspondiente flor en presencia de las letras abiertas de Gloria Fuertes.

Merche Zufía, de Auzolan, regalando la correspondiente flor en presencia de las letras abiertas de Gloria Fuertes.

Galería Noticia

Merche Zufía, de Auzolan, regalando la correspondiente flor en presencia de las letras abiertas de Gloria Fuertes.

Comprar un libro, al menos en la vieja Iruña, todavía no es un acto heroico, vista la afluencia que ayer lunes vivieron los puestos instalados por trece librerías pamplonesas en la confluencia de la zona peatonal de Carlos III y Roncesvalles. Atraídos por el buen tiempo, los descuentos aplicados en la venta de cada libro y, cómo no, el regalo de una flor, cientos de pamploneses ampliaron sus particulares bibliotecas con ejemplares de todos los géneros. Eso sí, al menos a primera hora, destacaban los títulos feministas, la novela negra y los últimos best sellers, como Patria, de Aramburu, o la última de Dolores Redondo, Todo esto te daré.

Nerea Reta, de la librería Nerea, apuntaba, cuando apenas llevaba dos horas atendiendo al público, que, aunque el día resulta un poco extraño, por ser lunes y lectivo, “está funcionando bastante bien, similar a otros años;aunque, realmente, el balance se hace por la tarde, que es cuando se vende y hay movimiento porque la gente sale de trabajar. Pero para ser lunes, y con la suerte de que el tiempo está acompañando, de momento hay bastante afluencia”. En cuanto a lo más demandado, “estamos vendiendo bastante bien Patria,Dolores Redondo y novela negra, que es algo que se vende bastante en los últimos años”.

Por su parte, Eduardo Irujo, de Katakrak, explicaba que el día había empezado tranquilo pero “al ser un día laborable y que esta es una zona de paso, comienza a haber una notable afluencia de gente. En cualquier caso, para nosotros hubiera sido mejor salir ayer, porque era festivo, pero bueno, el tiempo ha salido bueno y eso también ayuda”. En lo que respecta a lo más demandado en el puesto de Katatrak, teniendo en cuenta que lo especial de esta librería, que también ejerce desde hace unos meses como editorial, Eduardo apuntó que “desde hace tres meses empezamos con publicación de textos, centrados principalmente en el ensayo, como por ejemplo la traducción de Angela Davis al euskera. Pero también acabamos de editar el cómic de Iñaki Redín Popi, un profesor de secundaria de aquí, que ha elaborado Educar sin drogas, que se pone hoy a la venta por primera vez y el jueves se presentará en Katakrak”. En lo concerniente a los libros más demandados en su estand,“se está vendiendo bastante ensayo en cuestiones de feminismo, sobre todo uno de los vientres subrogados, El ser y la mercancía(de Kajsa Ekis Ekman). Y en cuanto a narrativa, estamos recomendando mucho la nueva reedición del libro Las Pirañas, de Miguel Sánchez Ostiz, que después de 25 años se ha reeditado con un trabajo y un espulgo muy importante por parte de Miguel a la hora de pulir el texto, y que ha sido publicado en febrero con una editorial pequeñita, El limbo errante, de Zaragoza”.

Merche Zufía, de Auzolan, relataba que “aunque es lunes, y en cierto modo un día especial, de momento no se está notando, de hecho creo que, de cara al público, está siendo como si fuera un día 23 cualquiera”. Y, los niños, como es de esperar, “llegarán a la tarde, cuando salgan del cole”. Respecto a lo más demandado en Auzolan, “a pesar de que, como decía, todavía no hay niños, hemos empezado muy fuerte con infantil y novela. Pero este año estoy viviendo que la gente te pide bastante consejo, quizá, o al menos es mi intuición, se debe a que por la mañana viene la gente más lectora y por la tarde más la paseadoraque viene a la feria”. En este sentido, Zufía estaba recomendando especialmente, “y se está vendiendo muy bien, Maggie O’Farrell, con su libro Tiene que ser aquí.Sin recomendación, se sigue vendiendo solo Patria,de Aramburu. Y, también, por ejemplo, Que me quieras, deMerritt Tierce, un relato feminista muy potente. La verdad es que el feminismo está muy fuerte, porque ha salido bastante novela y ensayo, y eso hace que se mueva mucho”.

Patxo Abarzuza, de Elkar, haciendo gala de cautela, matizó “que todavía es pronto para valorar si será mejor que otros años o no, pero creo que está funcionando bastante bien. Desde primera hora, la cosa está animada, hay ventas y creo que, tal y cómo vamos, tendremos un buen día”. En cuanto a lo más demandado por los que se acercaban al puesto de Elkar, Abarzuza destacó “la novela, de la que hay varios títulos que están funcionando muy bien, como No soy un monstruo,de Carme Chaparro, o los dos primeros títulos de la trilogía de Vitoria, de Eva García Saénz de Urturi, que son El silencio de la ciudad blancay Los ritos del agua, que acaba de salir. Dolores Redondo tiene talismán, y su último libro se está vendiendo muy bien”. Y en lo concerniente a temas más de aquí, “El robo de la catedral, de José Luis Díaz Monreal, publicado por Pamiela, y que tras agotar la primera edición acaban de sacar la segunda”. En cuanto a recomendaciones, Patxo Abarzuza apuntó que “yo estoy recomendando dos libros de Sandrone Dazieri, escritor de novela negra, pero muy especial. Para empezar, tiene una calidad fuera de lo común y, además, los personajes protagonistas de la novela, que trabajan al alimón, son muy diferentes entre sí y muy diferentes de lo que estamos acostumbrados a leer”.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, también fue uno de los que durante la mañana se pasó por la feria para hacerse con nuevas letras para su notable biblioteca. En este caso, el libro elegido por el primer edil de Iruña fue un ejemplar “de lo poco que se publica sobre Pamplona y todavía no tenía, Vuelta del Castillo. Memoria histórica y familiar, de José Ignacio Lacasta-Zabalza. Es un libro que mezcla dos temas que interesan mucho, la memoria histórica y Pamplona. Y, además, me han regalado una flor, así que me voy bien contento”. Contento, no solo por la flor sino por ver cómo Iruña bullía con la literatura a pesar de ser lunes. “Pamplona bulle de todas, todas. Llevamos una Semana Santa de ebullición, y con el tiempo que hace, la gente está deseando salir a la calle y que se organice cualquier cosa. Y si dentro de lo que se organiza están incluidos los libros y la literatura, es una combinación muy interesante. La verdad es que da gusto ver esto, con la cantidad de gente que hay ya, para ser lunes y casi final de mes”. En este sentido, el de la buena afluencia que registraba la feria organizada por las librerías de Pamplona y el Consistorio, el alcalde no quiso perder la oportunidad de referirse al boom de escritores que vive actualmente la vieja Iruña y Navarra. “Pamplona siempre ha sido una ciudad culta, y creo que eso también se nota en la creatividad. Estamos viviendo una época ilusionante, en el terreno de la cultura, ¡qué te voy a decir yo! Y la gente lo agradece enseguida”.