Éxito del zumbathon solidario en Arbizu

Más de medio millar de personas, para bailar o como público, participaron en esta iniciativa
El objetivo era ayudar a una vecina con esclerosis múltiple

Nerea Mazkiaran - Martes, 25 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

En zumbathon fue en el polideportivo de Arbizu, tres horas sin tregua.

En zumbathon fue en el polideportivo de Arbizu, tres horas sin tregua. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

En zumbathon fue en el polideportivo de Arbizu, tres horas sin tregua.

arbizu- Cientos de personas respondieron el domingo a la invitación de un grupo de vecinos de Arbizu a participar en un zumbathon solidario. Y es que el objetivo era ayudar a una familia del pueblo que está pasándolo mal. Así, 180 personas se animaron a bailar zumba. Además, otras muchas más acudieron como público. “Vendimos todas las entradas que preparamos, 500 en total”, observó Maribel Luis, del grupo de zumba de Arbizu, promotor de esta iniciativa. Asimismo, se agotaron las 200 camisetas que se pusieron a la venta.

Lo cierto es que este gesto solidario fue un éxito, una manera divertida y saludable de contribuir a mejorar el día a día de Virginia Sáez, enferma de esclerosis múltiple. A su grave enfermedad se ha sumado una dolencia cardiaca de su marido, que le impide hacer esfuerzos y por tanto, no puede ayudarle como hasta ahora, lo que ha empeorado aún más la situación familiar, con cuatro hijos. Objetivo cumplido. Estamos muy contentos”, destacaban desde el grupo, en torno a 15 personas que han trabajado duro para que el zumbathon saliera rodado. Y es que al trabajo del día había que sumar las labores realizadas antes, contactando con empresas, deportistas y personas destacadas en busca de apoyo. “La implicación de la gente de Arbizu y de las empresas ha sido increíble”, apuntó Kepa Lodi, quién destacó que la familia está muy agradecida y entusiasmada.

“Ves como te quieren ayudar. No es ninguna vergüenza”, recordaba que le dijo el domingo a Virginia Sáez, que acudió con su familia al zumbathon, donde decenas de personas de todas las edades, principalmente mujeres, venidas de diferentes localidad de Sakana, pero también de Pamplona y otros puntos de Navarra así como de Gipuzkoa y Álava que disfrutaron bailaron con tres monitoras por una buena causa.