La banca cerró una oficina cada diez días en Navarra durante 2016

Con 38 sucursales menos, desde 2008 se han clausurado ya 187 y cae el empleo

Juan Ángel Monreal - Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

pamplona- El cierre de oficinas bancarias no se detiene. En Navarra, de hecho, se aceleró durante 2016 cuando las entidades financieras clausuraron 38 sucursales (una cada diez días) en la Comunidad Foral, la cifra más elevada desde 2012, cuando CaixaBank absorbió Banca Cívica y concentró sus locales con aquellos que poseía Caja Navarra.

Aquel año se cerraron 61 oficinas, la mayor reducción vivida desde que, a finales de 2008, la red de sucursales de bancos y cajas de ahorros tocó techo en Navarra, con 719. Desde entonces, y hasta las 532 actuales, la red ha visto cómo se cerraban 187 locales, lo que supone una reducción del 26%, sensiblmente inferior a la media española, que acumula ya una caída del 40%. En todo el país se han cerrado ya más de 17.000 oficinas y hay quien considera, como el Fondo Monetario Internacional, que este proceso debe continuar para que el sector gane eficiencia y rentabilidad.

No todo el sector está de acuerdo en ello. O, por lo menos, no todos vaticinan la práctica desaparición de la oficina física. “La red de oficinas es clave. Es absolutamente necesaria para nuestro negocio y permite alcanzar escalas”, explicaba hace unos días Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, que cuenta con 5.000 oficinas en toda España, un 18% del total.

CaixaBank es también la primera entidad de Navarra por volumen de negocio (33%) y oficinas. Y su consejero delegado defendía que “la proximidad sigue siendo uno de los aspectos más valorados por los clientes”, por lo que disponer de una extensa red de oficinas “sigue siendo rentable”. “ Lo está siendo ahora, con los tipos a cero, y lo será más en el futuro”, dijo en referencia también a una posible subida de los tipos.

Las fusiones y la creciente digitalización han llevado el númerod de oficinas de Navarra a su punto más bajo desde finales de 1982, cuando el sector financiero poco tenía que ver con el actual. Y este adelgazamiento de la red ha traído consigo también una fuerte disminución en el número de personas ocupadas. De hecho, las actividades de intermediación financieras son de las pocas que no crean empleo en los últimos dos años. Con una reducción de cerca de 900 puestos de trabajo desde 2009, cercana al 30% del total, solo entre 2015 y 2016, ya en un entorno de crecimiento, se han perdido 173 puestos asalariados, hasta los 2.437.

apunte

Las cooperativas ganan cuota de mercado. Las dos cooperativas que operan en Navarra han logrado ganar cuota de mercado en este tiempo. Tanto porque apenas han cerrado oficinas -Caja Rural incluso ha abierto alguna- como por su mayor actividad comercial. En 2016 concedieron más de 40% de los préstamos hipotecarios, un 5% más.