Un ‘Caserío’ navarro, conceptual, sorprendente y colaborativo

ÓPERA DE | Cámara de Navarra pone en escena la zarzuela de Guridi en Baluarte los días 5 y 6 de mayo

Fernando F. Garayoa Iban Aguinaga - Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Sentados, Txema Lacunza y Oihane San Martín;de pie, Jesús Azparren, Juan Carlos Galtier y Máximo Olóriz.

Sentados, Txema Lacunza y Oihane San Martín;de pie, Jesús Azparren, Juan Carlos Galtier y Máximo Olóriz.

Galería Noticia

Sentados, Txema Lacunza y Oihane San Martín;de pie, Jesús Azparren, Juan Carlos Galtier y Máximo Olóriz.

pamplona- Ópera de Cámara de Navarra pondrá en escena los días 5 y 6 de mayo la zarzuela de Jesús Guridi, El Caserío.Una producción que cuenta con la participación de la Coral San Andrés de Villava, la Orquesta Sinfónica Goya de Zaragoza y el grupo de danzas Mikelats de Atarrabia (en total participarán 70 personas). Las funciones, que coinciden con los días europeos de la ópera, tendrán lugar en Baluarte a las 20.00 horas y los precios de las entradas, que ya están a la venta, son de 22 euros en sala y 17 euros en palco.

“Este es un proyecto colaborativo, y el mejor ejemplo son las danzas que incluye, que no se han visto en ninguna representación anterior de esta zarzuela. La puesta en escena de este Caseríotampoco se ha desarrollado nunca de la manera en la que nosotros la vamos a ofrecer, ya que no vamos a la casita o al frontón, es una producción mucho más conceptual, a nivel escénico, y sorprendente con respecto a cualquier montaje anterior”, explicó ayer Txema Lacunza, gerente de Ópera de Cámara de Navarra, quien también quiso destacar el hecho de que es una producción propia, “creada y desarrollada por profesionales navarros de la escena” y que se trata de la culminación de un “proceso de mejora continua. Este proyecto tiene un precedente, que tuvo lugar en Villava en noviembre de 2016, pero desde OCN siempre hemos sido los primeros autocríticos con nuestra puesta en escena, y esa autocrítica nos ha llevado a dar un paso más hasta conseguir que este Caserío vaya bastante más allá. Aquel primer montaje lo hicimos con una orquesta de 17 personas, con base de piano y 15 cuerdas, y ahora hemos incorporado los metales y maderas otorgándole así un contenido musical mucho más importante. Y, por otra parte, el desarrollo escénico tendrá sorpresas vinculadas a la mecanización y movimiento autónomo de diversos elementos”. Por su parte, Máximo Olóriz, director musical, destacó el plantel de solistas “extraordinario” para un obra que Guridi plantea dirigida a “un público popular, con melodías populares, pero con rasgos que revelan a un gran melodista, armonista y orquestador;en definitiva, una gran músico completo y compositor universal”.

Oihane San Martín, de Mikelats Dantza Taldea explicó, en primer lugar, que “las coreografías son originales y se fueron elaborando conforme conocíamos detalles de la obra, del texto y de la historia. En ellas se mantiene la esencia de las euskal dantzas pero se fusiona con melodías poco propias de este género. Cabe hacer una mención especial en la creación de dichas coreografías a los integrantes del grupo Iker Larunbe e Ismael Yagüe (txistulari)”. Respecto a las piezas que interpretan, “lo primero que representamos es dantzari-dantza. Una danza de raíz, de esencia en el ámbito del género euskal dantzak. Además, se representa únicamente con percusión, realizándose de un modo más íntimo y dándole importancia a la persona. Después llega, el Trébole, realizado en un ambiente festivo, seguido del Preludio,que se trata de un baile más solemne, limpio y quizá es la escena en la que los dan-tzaris somos protagonistas. Finalmente realizamos una zintadantza en la que intercalamos nuestro papel con los actores”.

El director de la Orquesta Sinfónica Goya, Juan Carlos Galtier, apuntó que esperan que este sea un primer paso en su colaboración con OCN. “Nos hemos sentido perfectamente acogidos por todas las partes navarras”, resaltó a la par que hizo hincapié en que “la partitura es muy bonita y popular, pero de fácil nada, es una zarzuela de muchísimos quilates, con una calidad musical tremenda y con unos giros rítmicos y colores orquestales muy interesantes”.

la producción

Cantantes. Santos Ariño (Santi), Noemí Irisarri (Ana Mari), Igor Peral (José Miguel), Iker Casares (Txomin), Carolina Moncada (Inosensia), Itziar Andradas (Eustasia), Pablo Ruiz de Gauna (Don Jesusito), Juan Miguel Magdaleno (Manu) y Antonio Izal (Don Leonsio).

Pelotaris. Jesús Mari Iruretagoyena (Donezar de Atarrabia),

Jesús Mari Zabalegi (El Rubio de Oricain), Paco Jiménez (Oloriz II), José Ángel Barón (Eibarres IV), Jesús Garde (Mendioroz), Aníbal Martínez (Mingorrieta) y Emilio Iruretagoyena (Lecanda II).

Producción y dirección. Director musical y del coro, Máximo Olóriz;director artístico, Pablo Ramos. Escenografía e Iluminación, Koldo Tainta, Raúl Arraiza y Alejandro Oteiza. Vestuario, Edurne Ibáñez. Creación Vídeo, David Bernués.

Coral San Andrés de Villava. Jesús Azparren, presidente de la coral, recordó que en Atarrabia “ya se representaron zarzuelas en los años cincuenta y sesenta, porque ha sido un pueblo en el que siempre se han trabajado muchos los coros y el teatro”.