Paralizado el proyecto de ampliación del colegio Escuelas Pías de Tafalla

El promotor no ha presentado la documentación técnica requerida

Ainara Izko - Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Sesión plenaria celebrada ayer en Tafalla.

Sesión plenaria celebrada ayer en Tafalla. (Foto: A. Izko)

Galería Noticia

Sesión plenaria celebrada ayer en Tafalla.

tafalla- El Ayuntamiento de Tafalla decidió ayer por mayoría (solo UPN votó en contra) paralizar el proyecto de ampliación del colegio Escuelas Pías al no haber presentado el promotor la documentación requerida por el Gobierno de Navarra para aclarar cuestiones técnicas como el señalamiento de las determinaciones estructurales afectadas, la definición de aprovechamiento, las redes de servicios, rasantes de viales, costes de implantación y ejecución, ausencias de dotaciones y servicios, nuevos accesos, convenio sobre el nuevo aparcamiento y valoración de costes. Si bien es cierto que el centro presentó un documento, éste no cumplía con las condiciones exigidas por el Ejecutivo foral, de ahí que el consistorio optase por ampliar el plazo. Sin embargo, transcurrido más de un año, el Pleno decidió ayer denegar la aprobación provisional (la aprobación definitiva depende del Gobierno de Navarra) de la modificación estructurante del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que iba a permitir la obra.

Los hechos se remontan a abril de 2015 (último Pleno antes de las elecciones), fecha en la que el Ayuntamiento aprobó inicialmente dicha modificación del Plan General con los votos de UPN y EH BIldu. Socialistas e Iniciativa por Tafalla votaron en contra. Ya entonces hubo discrepancias dado que la obra llevaba aparejada la eliminación de un paseo peatonal que aunque consta en el Plan General todavía no se ha ejecutado, razón por la que PSN e independientes rechazaron la propuesta, llegando incluso a calificarla de “error”, porque la desaparición de este vial impediría comunicar el centro de la ciudad con el Paseo de la República y el Ereta.

Echando la vista atrás, Cristina Arconada (EH Bildu) reconoció haber sufrido “presiones” para dar luz verde un proyecto que “nació con muchos defectos”. Sin embargo, dijo seguir apostando por la ampliación y quitó hierro al asunto al explicar que “no es un tema que deba preocupar porque tenemos encima la revisión del PGOU y es uno de los temas importantes que se van a tratar”. Además señaló que el único beneficiado no puede ser solo Escolapios ya que la obra afecta a particulares y al interés general. “Ojalá pudiera ampliar todo lo que quisiera” indicó.

Pablo Larrasoaña, criticó a Alcaldía (el primer edil, Arturo Goldaracena, no asistió al Pleno por motivos de salud) por no haber hecho lo suficiente para que la ampliación llegara a a buen puerto. Propuso, sin éxito, retirar el punto del orden del día y convocar una reunión con la dirección.

El socialista Juan José Martínez, asimismo, emplazó a la corporación a no volver a tomar una decisión “deprisa y corriendo”.

Cabe recordar que el centro presentó dicho proyecto, que llevaba gestándose una década, en enero de 2016. Consistía en la construcción de un nuevo edificio de planta baja más tres alturas, en una parcela anexa (ocupando varias huertas y el corralón, el lugar del que salen los toros en los encierros de fiestas), y su unión con las actuales instalaciones a través de pasillos. De esta forma, se pretendía reunir a los más de 600 estudiantes que cursan desde Educación Infantil hasta 4º de ESO en un solo centro, incorporando a los alumnos del colegio San José (las Monjas).