Emisión imposible

Los actores y el olor a alcanfor

Por Javier Arizaleta - Jueves, 27 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

Son datos de un estudio mundial, dicen que el ordenador se ha convertido en la pantalla preferida por los espectadores para ver la televisión. En un sólo año ha pasado que 30 de cada cien personas han dejado de lado el televisor. Ya sólo el 23% sigue por este medio en clara decadencia. La personalización y el individualismo atroz que nos rodea hacen que la televisión que consumimos sea también de manera individual y a la carta. Esta experiencia personal e íntima podría estar llamada a ser una evolución aunque muchos la vemos como una vuelta al onanismo más que a una verdadera experiencia sensitiva. Me temo que al público que me voy a referir a continuación prefieren la tele de toda la vida en la cocina o en el cuarto de estar por encima de cualquier portátil o smarphone. Me refiero a una cadena que sí ha evolucionado para que los espectadores no cojan tan fácil el sueño de la siesta. Por fin TVE ha levantado y despedido la telenovela Seis hermanas. Ahora después de varias décadas echando la vista atrás, en la Primera se han sacado de la chistera una serie policiaca digamos actual con un elenco de actores que ya los hemos visto de una u otra manera en las últimas series de los últimos años. Y que tienen ya ese tufillo de que eso que dicen ya lo habíamos visto antes. Es como si el pequeño mercado audiovisual solo permitiera el trabajo a un grupeto de actores que viven ya de la televisión. Algo es algo para una industria tan pequeña acostumbrada a sobrevivir con los mismos. Hace poco vimos el fichaje estrella de Imanol Arias por Velvet Colección con lo que este actor va a ser uno de los más amortizados del medio que además lo ha sacado de la ficción como comentarista gastronómico. Y es que hay actores que después de tanto tiempo, su sola presencia en una serie da al olfato como esos abrigos guardados en un armario con un inconfundible olor a cerrado y alcanfor. Los veas en la tele o en le ordenador, condicionan demasiado las nuevas propuestas.