Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

Mensajes en la camiseta

Por Félix Monreal - Jueves, 27 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Oier obstaculiza a Paco Alcácer, ayer autor de dos goles.

Oier obstaculiza a Paco Alcácer, ayer autor de dos goles. (Foto: Agencia LOF)

Galería Noticia

Oier obstaculiza a Paco Alcácer, ayer autor de dos goles.

Iba a comenzar con un “se acabó” pero ni esa es la dinámica del fútbol ni el espíritu que sostiene a Osasuna. Lo que hoy es lamento dentro de doce meses puede ser celebración y festejo en las calles. O más gimoteo, quién sabe. Pocas cosas como el fútbol para provocar sentimientos tan extremos y tan intensos. Para bien y para mal. Por algo será tan adictivo... Hoy el osasunismo trata de sacudirse esa goleada del Camp Nou con billete a Segunda incluido;también olvidar la triste imagen de un equipo que apenas combatió, que no exhibió recursos, que respetó más al adversario que a sí mismo y a su historia, y que la exposición de recursos que realizó en el Camp Nou no vino sino a confirmar por qué ha sido durante todo el curso el rival más débil y el de menos fiabilidad. Una mala manera de terminar, aunque todavía restan cuatro encuentros de propina. Buena oportunidad, por otro lado, para seguir imprimiendo lemas en la camiseta. Pero habrá que elegir mejor;con más tino que ese Osasuna nunca se rinde que sonaba a falso testimonio viendo la actitud anodina y contemplativa de los futbolistas sobre el campo. Por eso, y previendo que no habrá gestión milagrosa de Canal para lograr un patrocinador (mejor dicho, un benefactor) de última hora, me permito sugerir cuatro eslóganes para los que resta de Liga, todos ellos tomados de los cánticos habituales de la afición. Ahí van:

Volveremos. Este es un clásico, además de una certeza. Osasuna siempre vuelve, aunque la incógnita a día de hoy es fijar el plazo: un año, como en 1960-61;dos, como sucedió más recientemente;los seis que transcurrieron entre 1994 y 2000;o, en fin, los diecisiete que pasaron entre 1936 y 1953. Soy de los que piensa, después de todo lo que ha pasado esta temporada, que tan importante como volver es hacerlo teniendo los pies en el suelo, con las ideas claras, sin dar bandazos. Con un estilo de equipo y un modelo de club. Lo de estos últimos meses no debería volver a repetirse.

Aquí están los que no fallan. Un agradecimiento a la afición, ese patrimonio inmaterial que no es ni embargable ni sustraíble. Si en estos tiempos críticos algo ha crecido y se ha asentado es el osasunismo, esa fe ciega que está por encima de los resultados y de las categorías;un sentimiento de apego y de identidad que lleva a afirmar que sin Osasuna, no hay fútbol;y si lo hay, no nos interesa.

...que son de Tajonar. La filosofía de cantera no es algo que se defiende en un puñado de folios con el encabezamiento Tajonar 2017. La cantera o se defiende con los chicos de la casa o es un cuento chino, o serbio. No valen los gestos, valen las decisiones sostenidas en el tiempo. La coherencia. Que Vasiljevic convoque por segundo partido a un chico como Kike Barja, que lleva tres años soñando con debutar con el primer equipo, y que cuando tiene esa oportunidad de darle unos pocos minutos y en el Camp Nou opte por Causic es motivo de despido inmediato. Por incompetente.

...y los corruptos, fuera de El Sadar.Un club comprometido en su camiseta con la lucha contra el cáncer infantil o los derechos de la mujer debería seguir pegado a la realidad y denunciar con valentía la corrupción. En todas sus formas o versiones. También en el turbio manejo de los clubes de fútbol. Aunque haya quien se ponga colorado. Ayer, también por actuaciones ajenas, muchos osasunistas se sonrojaron. Gente que nunca se rinde.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »