vecinos

Xorta, el sabor de la cerveza del Pirineo navarro

Aritz García de Azilu y Mikel Alkaraz han emprendido la aventura de producir cerveza artesana en Burgui, con una gran acogida

M. Zozaya Elduayen - Jueves, 27 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Odei García de Azilu y Mikel Alkaraz dan a conocer la cerveza Xorta en la fiesta de la ikastola Arangoiti en Lumbier.

Odei García de Azilu y Mikel Alkaraz dan a conocer la cerveza Xorta en la fiesta de la ikastola Arangoiti en Lumbier.

Galería Noticia

Odei García de Azilu y Mikel Alkaraz dan a conocer la cerveza Xorta en la fiesta de la ikastola Arangoiti en Lumbier.

“Reconocen nuestro esfuerzo y nos animan por haber emprendido aquí”

burgui/burgi- El Pirineo navarro ya tiene su cerveza. Se llama Xorta y se produce en el polígono industrial de Burgui desde el pasado otoño. Es un proyecto asentado en la relación de amistad que une a Aritz García de Azilu, vecino de Jaurrieta, y Mikel Alkaraz, domiciliado en Hondarribia (Gipuzkoa), unidos por su afición deportiva y por un intenso vínculo con el Valle de Roncal, donde han materializado la idea que les rondaba desde hace tiempo, con la ayuda de Odei, hermano del primero.

Aritz García de Azilu estaba en paro y Mikel Alkaraz hacía su propia cerveza en casa. Juntos pensaron que podían ir más allá, fabricarla a mayor escala y sacarla al mercado. Y así lo hicieron. Su producto estaba en la calle en octubre de 2016. La puesta de largo fue en la fiesta de la cerveza de la calle Jarauta.

Le llamaron Xorta, nombre del uskara roncalés que significa sorbo, trago corto;un nombre de pocas letras, comercial, pegadizo, fácil de recordar. Comenzaron las gestiones hace un año y medio, con un curso de formación y un plan de viabilidad en Barcelona. Lograr financiación era fundamental y, aunque fue costoso, consiguieron respaldo de Sodena y Elkargi, y un apoyo institucional del 30% que a día de hoy aún no han recibido. Una vez cumplidos los requisitos sanitarios exigidos, echaron a andar y comenzó la producción en la nave del polígono de Burgui . “Mikel es nuestro maestro artesano cervecero. Él elabora las recetas. Teníamos claro que queríamos fabricar una cerveza artesana, fácil de beber, porque son sabores que cuestan a veces, y por eso utilizamos rangos bajos, para hacerla bebible y que tuviera buena aceptación”, recuerda Odei García de Azilu. De momento, ofrecen dos estilos: Especial Bitter, cerveza estilo inglés, y American Paleale (APA), con sabor americano, más afrutado y amargo. Anuncian que pronto sacarán una tercera, cerveza roja.

El proceso completo, fabricación, embotellado y etiquetado, se lleva a cabo en Burgui. Aritz es el fabricante encargado del mismo. La combinación de los distintos ingredientes que contiene esta cerveza (agua, cebada, malta, lúpulo y levadura) sigue un tiempo y determinadas temperaturas. “La cerveza tarda en elaborarse cuatro o cinco semanas”, apunta Odei, al tiempo que narra parte del proceso que consiste en que, una vez elaborada la receta, se traslada al fermentador, donde se lleva a cabo la primera fermentación, a 25 ó 30 grados. Después se efectuará la segunda, ya embotellada, que permanecerá 2 ó 3 semanas en cámara a 18 y 19 grados. El último paso es colocar la chapa y etiquetar. De aquí a la cámara de conservación, a 4 grados, y lista para la venta. “Hasta hoy, la producción viene siendo de unos mil litros al mes, pero ahora subirá porque vamos hacia el verano. De hecho ya estamos almacenando teniendo en cuenta esas previsiones”, añade.

El trío de la cerveza pirenaica se reparte la tarea de promoción en función de su movilidad y contactos. Aritz se ocupa de los pueblos de la Montaña, Mikel de los de Gipuzkoa, que conoce y controla, mientras que Odei se encarga de la promoción y distribución por la vieja Iruña. Están presentes en muchas ferias y fiestas de primavera, las más próximas las de Villabona y Ordizia y el Día de la Almadía en Burgui.

“Por ahora estamos muy contentos. Xorta ha tenido una aceptación muy buena, sobre todo en los pueblos pirenaicos y en otros guipuzcoanos con gran tradición de cerveza artesana, aunque su radio de acción sigue siendo todavía pequeño. En la ciudad cuesta más entrar porque la oferta es mucho más amplia, y hay que hacerse primero con el sabor”, apuntan. Sienten que la gente ha hecho suyo el proyecto y, además de aceptar y consumir Xorta, “ponen mucho interés en venderla y la defienden como si fuera suya”.

Xorta, el fruto de aquellas conversaciones entre amigos, tiene hoy un significado. Para Aritz García de Azilu ha representado su alternativa laboral, y poder seguir viviendo en el Pirineo, a donde entró por Burgui, aunque ahora resida en Jaurrieta. “Dicen que aquí no hay nada, y nosotros no vamos a lamentarnos, sino a intentarlo con mentalidad positiva”, afirma.

Para Mikel Alkaraz es su sueño hecho realidad, pasar de elaborar cerveza para casa y para los amigos, a dar el salto potente de fabricar y vender algo muy suyo;dar una proyección comercial a su afición personal.

Xorta es para Odei algo que le ha venido de refilón, “pero es el proyecto creado por mi hermano y me hace mogollón de ilusión. Además, me estoy acercando a un mundo desconocido y muy interesante. Vender un producto que haces tú es algo muy especial”, opina.

A estos emprendedores que se están labrando un camino con sus propias ideas y herramientas, el espejo les devuelve hoy el rostro de la satisfacción. A sus 38 años (Aritz), 43 (Mikel) y 33 (Odei), sienten el apoyo de jóvenes y mayores del valle y de fuera de él, a los que les gusta lo que hacen.

La aventura ha echado a andar por los valles de Roncal y Salazar, y se expande hasta bares y tiendas de la ciudad, por Aezkoa, Erro y demás pueblos del Pirineo, La demanda marcará la futura producción, mientras tanto, siguen con ilusión en su proyecto y su teléfono de contacto es 667 932 275.