Arde Iberia

Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

NOVELA

LLUVIA DE AGOSTO

Autor: Francisco Álvarez. Editorial: Hoja de Lata, 2016. Páginas: 296.

Lluvia de agosto, premio Xosefa Xovellanos de Novela 2015 con el nombre de Lluvia d´agostu, es el atractivo resultado de la unión de los trabajos de investigación llevados a cabo por quien prefirió conocer la verdad (en este caso, la verdad oculta en relación con el asesinato de Buenaventura Durruti) y las andanzas de todos aquellos aguerridos anarquistas hasta la fecha de dicho asesinato. Una empresa de estas características, siempre mirada con lupa, debe contar con una ingeniosa labor de documentación, y eso es algo que ha servido a Francisco Álvarez para elaborar un relato de ficción sostenido por unos personajes muy reales.

Álvarez logra fundir acontecimientos históricos y entorno político en un todo literario reconocible.

Una interesante historia de luchas a cara de perro en una Iberia unida, mucho más hermanada que la de hoy en día.

La novela, la primera del gijonés, cuenta con un estilo narrativo realista, algo realmente útil en tales menesteres: “Guardé silencio, con la frágil esperanza de que el viejo militante del PCE, sin nada ya que perder a esas alturas de la vida, siguiera hablando por propia iniciativa. Pero no lo hizo. Era evidente que aquel hombre sabía bien hasta dónde conviene contar y a partir de dónde es conveniente callar”. Y así, con cierta agilidad narrativa y poco interés en perder el tiempo en la propia narración de los acontecimientos elegidos, Álvarez logra fundir acontecimientos históricos y entorno político en un todo literario reconocible: la situación de la Península Ibérica en uno de sus momentos más importantes de ebullición política.

Lluvia de agosto permite recordar la figura de Durruti y las de cuantos le rodearon hace casi un siglo, como sus compañeros Ascaso y Jover, primero;y otros muchos, después, en los años de su muerte en el Frente de Madrid de la Guerra Civil española, más tarde, lo cual acerca desde diferentes perspectivas el conjunto de circunstancias que rodearon no sólo aquellas numerosas pérdidas humanas a lo largo y ancho de medio mundo agitado por el fascismo, el anarquismo y el comunismo, pues las investigaciones de la periodista interesada en todo ello y la propia narración de los hechos llevan al lector hasta la trastienda de la política imperante en la Iberia de la centuria pasada, la de la FAI. América Latina, Francia, Zaragoza… muchos son los escenarios complementarios de aquella revolución anarquista de tamaño peninsular presentes en el libro.

El 20 de noviembre de 1936, una bala acabó con la vida de José Buenaventura Durruti, uno de los anarquistas más populares del siglo XX, y Francisco Álvarez, periodista, traductor literario y escritor, así nos lo cuenta en Lluvia de agosto, alimentando una obra, la suya, desarrollada en labores como las editoras para el sello de Xixón Hoja de Lata en trabajos como la traducción del italiano al castellano de novelas como Memoria del vacío y Estirpe, de Marcello Foix. Y la verdad es que, en el ecuador de la novela, Álvarez ya nos lo pone fácil: “Los primeros días de libertad de Los Tres Mosqueteros Anarquistas transcurrieron con el ritmo reposado del paseo y la tertulia, mientras el comité de asilo creado para buscar una salida a su caso apuraba las opciones y los plazos para dar con un país dispuesto a acogerlos”. Quizá porque la “muerte de un millón y medio de soldados en los campos y en los mares de Europa entre 1914 y 1918 obligó a Francia a abrir sus fronteras sin muchos reparos ni exigencias para poder reponer esa mano de obra que había entregado la vida en el frente”.

¿El resto? Una interesante historia de luchas a cara de perro en una Iberia unida, mucho más hermanada que la de hoy en día, cuando los gobiernos cuentan con unos pueblos menos interesados en su bienestar que los que entonces perseguían la justicia de mil y una maneras.

Un nuevo acierto de Hoja de Lata en tiempos de penurias morales.