A la contra

Utopías

Por Jorge Nagore - Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Cuando Osasuna descendió en 2014 había recibido por derechos de TV 22 millones de euros. Este año ha recibido 42. Gracias a esos 20 millones de diferencia, en los cuales nada ha tenido que ver la Junta Directiva actual ya que fue una negociación global de la LFP con los operadores televisivos previa a que Osasuna ascendiera, Osasuna ha podido saldar su deuda con Hacienda e incluso generarse un pequeño colchón para pagar nuevas deudas detectadas en una inspección iniciada con UPN en el gobierno y que ha destapado impagos por unos 8 millones de euros, un dineral. Dicho en plata: esos 20 millones caídos del cielo le permiten estar saneado. Recordemos que Osasuna se salvó de bajar a Segunda B un 7 de junio y que la actual junta tardo 14 días en renovar al entrenador que les había salvado: si tardas 14 días en renovar a quien te ha salvado de casi desaparecer es que tienes poca o ninguna confianza en él, digas lo que digas, lo vistas como lo vistas. Luego, ese mismo es el que en el último minuto de la Liga Regular te mete en el play-off de ascenso y en un gran play-off te sitúa donde se ganan 42 millones. Tus cuentas están ahora saneadas por esa conjunción milagrosa de dos hechos, uno ajeno a ti y otro obligado. Lo he repetido muchas veces: no defiendo a Martín, pero esta Junta no se puede colgar la medalla del saneamiento del club. Sí la de defenderse en los juzgados, sí la de no gastar un euro de más -salvo en Caparrós y en Vasiljevic, que no es poco-, pero no en lo que le convierte en un club saneado. Saneado a su vez porque nos endilgó sus pertenencias por 43 millones, recordemos. Algunos de los que suenan para querer presidir a Osasuna dan como mínimo miedo, pero esperemos que ya sea los nuevos o los de ahora ninguno se cuelgue ya más medallas que no toquen. Transparencia, honradez y modestia, no se pide más. Aunque igual es una utopía en el mundo del fútbol.