Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Rechazan que una mutua pague 242.737 € a una empleada del hospital que quedó incapacitada

Su pierna se colapsó tras ser enyesada, pero el TSJN no aprecia mala praxis

Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Un carro de la comida arrastrado por un trabajador del hospital.

Un carro de la comida arrastrado por un trabajador del hospital. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Un carro de la comida arrastrado por un trabajador del hospital.

pamplona- La Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJN ha desestimado una reclamación de 242.737 euros formulada por una trabajadora de un hospital contra una mutua, por mala praxis de los servicios médicos, por la atención recibida tras un accidente laboral sufrido en diciembre de 2011 al golpearse el tobillo derecho con un carro. Según la demandante, el dolor padecido desde entonces, que derivó en un colapso de la pierna que finalmente ha desembocado en una incapacidad total para su trabajo habitual, se debió a la mala aplicación de los yesos, una circunstancia que rechaza el TSJN.

Al respecto, el tribunal concluye que el tratamiento inicial de la contusión sufrida, primero con venda elástica y después con férula de yeso, fue “el adecuado para este tipo de lesiones y no queda acreditado que el Síndrome Regional Complejo se le haya causado por una mala colocación de los yesos porque la férula no comprime, al no ser una escayola cerrada”. Por ello, prosigue la Sala, se le causó este síndrome con la inmovilización, también con férula, no con escayola cerrada, porque ya tenía dolor e impotencia funcional, que fue lo que motivó las sucesivas intervenciones y tratamientos con la finalidad de conseguir la completa recuperación de la salud de la paciente sin resultado favorable.

Para los magistrados, resulta probado que, después de la contusión, la demandante ha sufrido un síndrome de Südek, de etiología desconocida e imprevisible en su aparición, “pero no queda acreditado que el mismo se haya causado por una mala praxis en el tratamiento prestado”. Así concluye después de escuchar los argumentos de dos peritos médicos que depusieron de forma opuesta, puesto que uno de los doctores afirmó que el síndrome que padece la demandante “es derivado de la compresión a nivel de la cabeza del peroné de la férula de yeso que portaba;destacando que es tras la retirada definitiva de dicha férula tras ser intervenida por segunda vez en junio de 2012 cuando la paciente no puede mover el tobillo y el pie, con dolor crónico y muy persistente en la piel. Sin embargo, otro doctor, cuyas conclusiones son las que la Sala considera válidas, puso de relieve que “el cuadro clínico de la paciente aparece cuatro días después de retirar la férula de yeso, cuando debería estar instaurado al retirarla, lo que rompe el criterio cronológico de causalidad”. El mismo especialista rechazó que la afectación nerviosa “se haya producido por compresión del yeso”. La sentencia solo puede ser recurrida si concurre algún supuesto de interés casacional. - D.N.