Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juzgado de lo Penal 1 de Pamplona

Un año de prisión por un atropello mortal el pasado agosto en Pamplona

El conductor, de 70 años, pierde un año el carnet tras golpear a Ana Elizari, de 76 años, en Ermitagaña

Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Paso de peatones donde ocurrió el atropello mortal.

Paso de peatones donde ocurrió el atropello mortal. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Paso de peatones donde ocurrió el atropello mortal.

pamplona- El Juzgado de lo Penal 1 de Pamplona ha condenado a un año de prisión y a otro sin carnet de conducir a F.J.U.O., un conductor pamplonés de 70 años, por un atropello mortal ocurrido el 7 de agosto del año pasado en un paso de peatones del barrio de Ermitagaña de Pamplona. En el siniestro perdió la vida Ana María Elizari Eslava, de 76 años y vecina del barrio. La sentencia ahora conocida condena al conductor por un delito de homicidio por imprudencia grave y, en concepto de responsabilidad civil, deberá indemnizar con 22.900 euros a un hermano y con otros 15.400 euros a cada una de las cinco hermanas de la fallecida.

En la sentencia se declaran como hechos probados que el conductor circulaba por la calle Ermitagaña de Pamplona, procedente de la avenida de Navarra y con sentido a la avenida de Barañáin. Al llegar al paso de peatones existente junto al cruce con la calle Pedro Malón de Echaide, el conductor detuvo por completo su vehículo para dejar pasar a unos peatones. Tras cruzar la mayoría de ellos, reanudó la marcha y, dado que “se encontraba desatento a las circunstancias de la circulación, no se percató de que por el paso estaba cruzando Ana María Elizari, que pasaba más despacio que los demás porque tenía dificultades para caminar. El conductor atropelló a la víctima, golpeándole con la parte frontal del vehículo y provocando que cayera al suelo, por lo que sufrió una fractura occipital de la base del cráneo, a consecuencia de lo que falleció horas después.

testigos y policíasLa juez considera que las testificales realizadas en el juicio llevan a concluir que la fallecida se encontraba ya en el paso de peatones cuando el acusado reinició su marcha, tras haber dejado pasar a otras personas, sin percatarse de que la señora llegaba detrás. Un testigo, que presenció los hechos a 20 metros de manera frontal y sin obstáculo visual, describió con claridad que la víctima comenzaba a cruzar cuando el acusado, de forma inexplicable, arrancó el coche. Otra testigo, que ya había cruzado el paso, coincidió con el otro testigo en la descripción de los hechos y oyó el golpe que el vehículo propinó a la mujer cuando esta se encontraba a la mitad del paso. La Policía Municipal de Pamplona ratificó en su atestado la dinámica del accidente, esencialmente por la ubicación de la víctima en el lugar de los hechos. Un agente afirmó que el procesado “admitió que se había despistado en el paso de peatones, que había parado primero y que, luego, al arrancar no la vio, dado que al parecer llegaba un poco después”.

La juez recuerda que el acusado, en su declaración, indicó que paró en el paso de peatones “para dejar pasar a una familia, que miró, no vio a nadie, arrancó y oyó unas palabras, como qué haces, por lo que paró de nuevo, viendo entonces cómo caía la señora, indicó que no sabe a qué altura detuvo él el vehículo, pero ratificó que la señora sí cayó en el paso de peatones, en el que estaba tendida, indicando que llevaba una muleta”. La magistrada dice que la descripción de su conducta, y ante lo evidente de la presencia de la señora en el paso de peatones, pone de manifiesto que se acredita sin género de dudas que efectivamente iba desatento al volante”. - E.C.