Paro a la exclusión. ‘Prekarietatea gelditu!’

Sábado, 29 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Últimamente parece que desde sectores de la élite económica y política quieren hacernos creer que eso de la crisis no es más que un recuerdo lejano, pero nosotras sabemos bien que la crisis y sobre todo sus consecuencias las estamos pagando ahora.

Mientras una minoría disfruta ahora de los beneficios obtenidos con ese saqueo al que llamaron crisis, la mayoría de la ciudadanía, tenemos que hacer frente a la situación de absoluta precariedad y desigualdad a la que nos han condenado.

Dicen que el empleo se ha recuperado y que las tasas de paro van descendiendo pero poco se habla de las condiciones laborales a las que nos someten. La desregularización y la precarización del mercado laboral nos han dejado unos sueldos miserables, un escandaloso aumento de la parcialidad que se agudiza en el caso de las mujeres, un claro retroceso en nuestros derechos. Más del 95% de los contratos que se realizan son precarios.

Hablamos de las trabajadoras y trabajadores que tienen empleo pero es obligado tener presente a todas las trabajadoras y a todos los trabajadores, a quienes tienen empleo y a los que no. El 13% de la sociedad navarra se encuentra en situación de pobreza o de exclusión social. Hablábamos de repartir y ellos han decidido repartir la miseria pero nosotras queremos exigirles que repartan la riqueza de una vez, estamos hartas de esta situación, la riqueza no puede seguir estando solo en manos de unas pocas personas.

Su estafa nos ha dejado sin apenas derechos a las personas que aún somos reconocidas como trabajadoras y es que no podemos olvidar que sigue habiendo trabajos y sectores absolutamente invisibilizados que ni siquiera son reconocidos como tales. Sectores como el de las trabajadoras de hogar que siguen estando fuera del régimen general, y eso en el mejor de los casos, ya que a pesar de la legislación vigente la inmensa mayoría siguen trabajando sin que su situación sea regularizada. Podemos hablar también de los empleos-basura destinados a la juventud, el trabajo temporero en el campo. Por supuesto, de los trabajos no remunerados, no considerados ni siquiera trabajo, como son los cuidados. Estos trabajos, tan necesarios para sostener una sociedad equilibrada, no son valorados como se debiera. Por ello, quienes defendemos la igualdad, el reparto del trabajo y de la riqueza, debemos ser partícipes de todas las reivindicaciones de este sector de sectores, que siempre se lleva la peor parte en todos los aspectos.

En educación no son capaces de acabar con los privilegios económicos hacia las privadas, y que la educación pública sigue sin contar con los recursos necesarios. A pesar de las buenas palabras, seguimos teniendo que recurrir a los tribunales para que los derechos del personal interino sean reconocidos y por si fuera poco, se les somete a un apartheid lingüístico en las contrataciones.

Hace apenas tres años no podíamos evitar ilusionarnos con la posibilidad de un cambio, un cambio político que al fin se produjo pero no es suficiente. Queremos más, más cambio, necesitamos un verdadero cambio social y no solo un cambio político.

La precariedad no solo es laboral también es social, contamos con un sistema de bienestar cada vez más adelgazado por los recortes y las privatizaciones, con unas prestaciones sociales cada vez más menguadas, unas pensiones cada vez más bajas y unos servicios públicos cada vez más privatizados.

Lamentablemente, la injusticia no tiene fronteras y mientras acuerdos comerciales ultraneoliberales tan nefastos como el CETA, entre la UE y Canadá, amenazan con materializarse, se siguen levantando muros visibles e invisibles para quienes migran huyendo de la guerra o de la miseria.

Es hora de que les plantemos cara, de que todas y todos juntos seamos capaces de parar este sinsentido.

Por todo ello, el 1 de mayo nos manifestaremos por las calles de Iruña. La cita, a las doce desde la Plaza de los Ajos, te esperamos.Iratxe Alvarez (ESK)

Isabel Campo (Solidari)

Amaia Zubieta (Steilas)

Sergio Lopez (CNT)

Maura Rodrigo (CGT/LKN)