Ikusi makusi

Si a tus amigos les va bien

Por Alicia Ezker - Sábado, 29 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

Cuando a tus amigos les va bien a ti te va bien, si no es que no son realmente tus amigos. Así que esta semana estoy de suerte porque me ha ido doblemente bien. La primera buena noticia fue la elección del cineasta navarro Carlos Mugiro para dirigir la futura escuela de Cine de San Sebastián en Tabakalera. Apenas sabemos el esbozo de su proyecto, La hipótesis del cine, pero lo que no tengo dudas, y está claro que el comité que le ha elegido tampoco las ha tenido, es que con su rumbo ese barco llegará a buen puerto. Carlos es una de las personas más entusiastas en aquello en lo que cree y a lo que por suerte dedica su vida. Lo es en lo personal y lo es en lo profesional. Una de esas personas únicas, como el proyecto con el que ha sido ahora elegido, con las que te cruzas y sabes que seguro aprenderás nuevos caminos. Una escuela como la que se plantea en Donosti tiene por delante el reto de arrancar y funcionar pero lo que ya tiene ganado es la seriedad de quien gestiona la iniciativa en sus orígenes, quien planta la semilla de la que crecerán un puñado de buenas historias. Ya lo hizo en Navarra hace muchos años, cuando, con los apuntes de aquella carpeta azul que citaba hace poco su amigo y colega de profesión Sergio Oksman, creó el que hoy es el Festival Internacional de Cine Documental de Navarra, con ese punto de vista, esencial en nuestros días, desde el que mirar la vida y la cultura. Pero no ha sido la única buena noticia, la otra llegó ayer al conocerse que otros amigos, José Lainez y Concha Martínez, eran reconocidos con el Premio Príncipe de Viana por toda su trayectoria y aportación al mundo de la cultura a través de la danza. Algunos lo habíamos pedido muchas veces y habíamos dicho claramente que si alguien merecía el galardón, en su formato anterior y en cualquiera que tenga, eran los creadores de Yauzkari, los pioneros de la danza contemporánea en Navarra y en el Estado, los innovadores bailarines, coreógrafos y profesores que nos abrieron otro nuevo punto de vista para mirar y entender la danza y desde ella a la sociedad y a nosotras mismas. Lainez y Concha dirigieron durante muchos años la Escuela de Danza de Navarra porque también para ellos, como para Carlos Mugiro, la docencia es esencial cuando hablamos de cultura. Siendo muy jóvenes y tras recorrer mundo recabaron en Navarra como directores de la sección de danza del Conservatorio de Música Pablo Sarasate en Pamplona donde crearon, en aquellos agitados 80, el grupo de danza contemporánea Yauzkari. Sus últimas obras fueron ya con la compañía de danza Piejuntoapie y en 2010 llegó su última creación, Becket 5. Sin ellos, sin su valentía, creatividad, energía y trabajo la danza contemporánea no sería lo que es y sin sus aportaciones Navarra habría estado todavía más cerrada a las vanguardias. Así que bienvenidas noticias así y que la buena gente, como ellos, cuyo trabajo realmente merece la pena tenga por fin las oportunidades que se merece. Cultura con mayúsculas hecha por amigos. ¿Qué más se puede pedir? Zorionak Carlos, José y Concha.