La semana

Aprovechar el impulso

por F. Pérez-Nievas - Sábado, 29 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

¡por fin, ya era hora! Después de más de cuatro meses anunciándolo parece que definitivamente entra en funcionamiento la peatonalización de buena parte del Casco Antiguo. Parecía una noticia de esas que por A o por B nunca van a ser realidad, pero si, finalmente, ha llegado. Creo que es un paso muy importante para hacer ciudad y para recuperar el imán de turismo para Tudela, más allá de las verduras y de la gastronomía. Ambos han de ir unidos y si uno de los dos no saca pecho para mostrar las bellezas de Tudela, el otro no le podrá seguir, han de ir a la par. Si casi un año después de que se anunciara (bien es cierto que se ha tenido cuidado de tener en cuenta la opinión de todas las partes) se ha conseguido que la medida eche a andar, es momento de seguir en el camino y no parar porque nos podemos quedar fríos y perder el impulso. Es hora pues de, con subvenciones o fondos propios (nos llamen pedigüeños o pobres hombres), de empezar a buscar recursos y hacer un mapa de todos los rincones que se pueden recuperar, mejorar, sanear, embellecer o abrir a los ciudadanos. Patios, escaleras palaciegas, convertir solares en pequeños lugares de descanso a la sombra, arreglar las calles para que las muletas, sillas de ruedas o tacones no se pierdan entre los adoquines, iluminar mejor (no más) las calles y los monumentos, adecuar edificios abandonados a punto de caer (sea para derribo o para arreglar mediante ayudas a iniciativa privada) y que el verde comience a parecer por entre los adoquines como reclamaron los franceses en aquel mayo del 68. En definitiva, ganar esa zona para el vecino, el tudelano y el turista, que sea de verdad el cuarto de estar. Hay que actuar ya en la calle Dombriz, en la Casa de Labastida, en la calle Rúa, en los solares y los palacios de la calle Caldereros, en el Cubrimiento del Mediavilla, en el jardín de la Marquesa de Cubas, en la calle Portal, en Pontarrón, en la calle Cárcel Vieja, en Terraplén, en la plaza de San Francisco, en Huerto del Rey, en el solar frente a la UNED, en la plaza de la Vida... en tantos y tantos lugares que es más importante ir haciendo poco a poco, con la brigada o ayuda al desempleo, que con grandes obras. La clave es usar este impulso inicial para que se vea el giro en el Casco Antiguo y que jóvenes, como los que se están trasladando a esta zona, sigan dando vida a la identidad de Tudela que se retrata en este rincón.