A la contra

El carácter general

Por Jorge Nagore - Domingo, 30 de Abril de 2017 - Actualizado a las 08:47h

Me gustaría que el asunto se pusiese aún más incandescente y que al final Jordi Pujol hiciese efectiva su amenaza de tirar de la manta y sacar información que hiciese "tambalear la democracia", puesto que si que la democracia no se tambalee y esté quieta consiste en que todo este personal antaño modélico siga trincando y repartiéndose la lana y operando bajo el subsuelo como desde 1975 francamente me interesa más que se tambalee, todo lo que sea necesario. Imagino que a las personas normales, con sus trabajos normales o en paro segundo país de Europa con más paro y sus sueldos ajustados el IPC ha subido un 35% desde 2002, los sueldos un 18% y que ya lleven unas cuantas décadas conviviendo con el nivel de piraterio de la piel de toro esté este en Madrid o en el Liceu o en Bilbao que los peces gordos y viejos y también los nuevos se saquen los ojos entre ellos sería cuando menos un espectáculo de justicia poética, aunque creo que estamos ya muy cerca del punto en el que nos resulta complejo indignarnos por una tropelía más. Creo que, al igual que nos sucede con determinadas personas o situaciones, hemos hecho tope y que muy gordo tendría que ser lo que contase el supuesto dossier que dice tener Pujol sobre las cloacas del Estado para que esto afectase en algo al día a día de los ciudadanos de este trozo de mundo donde llevamos casi ya 10 años de clara crisis económica, laboral, social, moral, judicial, policial y ética. El sitio este está para refundar, así de claro, es un lugar en el que lógicamente se han obtenido algunos avances y retrocesos para el global de las personas pero en el que han mandado, trincado, hecho, desecho, ocultado y manipulado unos cuantos cientos que se han ido tapando y beneficiando los unos a los otros. Lo aterrador es pensar que igual el carácter general es claramente tendente a hacer eso. Y de ahí esta especie de sopor pasota.