Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un capón de una ganadería de Marcilla se escapa de un encierro en Zaragoza

En su huida, el toro de Merino arrolló al veterinario del festejo, rompiéndole tres costillas, pero fue reconducido al camión

Domingo, 30 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Vehículos siguen al toro, en un campo cerca de Santa Cruz de Moncayo.

Vehículos siguen al toro, en un campo cerca de Santa Cruz de Moncayo.

Galería Noticia

Vehículos siguen al toro, en un campo cerca de Santa Cruz de Moncayo.

pamplona- Un toro capón de unos 400-450 kilogramos de la ganadería Merino de Marcilla se escapó el viernes del encierro que se celebraba en un pueblo de la provincia de Zaragoza (Santa Cruz de Moncayo). En su huida, arrolló al veterinario del festejo taurino, que fue trasladado en ambulancia al Hospital Reina Sofía de Tudela con tres costillas rotas, pero finalmente el animal fue reconducido y cargado en el camión para su regreso a la finca familiar. El herido, por su parte, recibió ayer el alta.

Así lo explicó el ganadero Manuel Merino, quien expuso que el suceso se produjo sobre las 18.00 horas. El capón, que faltaba poco para que fuera devuelto al corral, fue llamado por un joven y, cuando el toro fue a embestirle, “pegó con tanta fuerza en el barrote -vertical- que lo partió y se escapó”, golpeando al veterinario y generando momentos de gran tensión, ya que “había mucha gente”, indicó Merino. En su carrera, prosiguió, el capón llegó a unos campos cercanos y subió por la carretera hasta que un coche lo desvió por un camino a un descampado, donde estuvo cerca de hora y media sin moverse, hasta que llegó el guarda forestal de Tarazona con un dardo para anestesiarle. En ese momento, se vivió otro momento de peligro, puesto que cuando el ganadero intentaba colocar al animal para que el guarda hiciera su labor se arrancó hacia a él pero se refugió en un coche. A continuación, el capón bajó por la carretera hacia el pueblo y, justo a la entrada, se subió hacia un chalet que había a la derecha, donde pudieron disponer el camión para que, una vez recibió el dardo, el toro se subiera al vehículo.

El ganadero, que estuvo acompañado por la Guardia Civil, aficionados y personal del Ayuntamiento en estas labores, destacó que “hemos tenido mucha suerte porque no pasó nada, no hizo nada grave a nadie, ni rompió nada, ni hubo que matarlo”. - M.P.M.

Más sobre Navarra

ir a Navarra »