Adiós Pamplona

A los toros por la Plaza del Castillo, 1911

Por Joseba Asiron (www.adiospamplona.blogspot.com) - Domingo, 30 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h

(Foto: J.J. Arazuri (‘Historias, fotos y joyas de Pamplona’))

Galería Noticia

En 1911,en el mes de julio y prácticamente al mismo tiempo que en Perú eran descubiertos los restos de la ciudad perdida de Machu Picchu, la vieja Iruñea celebraba sus ya por aquel entonces inigualables fiestas. La foto, obtenida a primera hora de la tarde, no tiene desperdicio. Una cuadrilla de hombres se encamina a los toros, y pasan junto a un carruaje digno de figurar en un museo. Llevan, a modo de enseña, una cuchara y un tenedor gigantes, como gráfica declaración de sus intenciones. Inmediatamente detrás, dos tipos llevan una barquilla de madera con la merienda para todo el grupo. Detrás, un ttunttunero marca el ritmo a los sones del txistu, mientras que en el extremo derecho, abriendo la comitiva, dos mozos bailan ágiles y perfectamente sincronizados. El contrapunto lo pone un automóvil, en el que cuatro personas de la haute société pamplonesa les adelantan mirándoles como quien contempla a un exótico grupo de aborígenes.

Hoy en día,y a pesar de que la posición de las sombras indica que la foto se obtuvo prácticamente a la misma hora que la de 1911, debemos reconocer que la zona ha experimentado importantes cambios. Vemos, sin ir más lejos, las cicatrices que décadas de gobiernos regionalistas han dejado en el corazón de la ciudad, plasmadas en esa salida del aparcamiento subterráneo, que resulta extemporánea, antiestética y excesiva en plena plaza del Castillo. Una pena.

Por lo demás, esta semana hemos asistido a un importante hito del calendario presanferminero, con la elección del cartel de fiestas, y las próximas semanas iremos viendo cómo se suceden otras importantes decisiones, como la designación popular de la persona lanzadora del txupinazo. Y llegarán las fiestas, y se repetirán escenas parecidas a las de la preciosa foto de hace 106 años, aunque por desgracia ninguno de sus protagonistas estará ya aquí para verlo...