Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Rajoy afronta con el debate de los PGE el primer gran test de la legislatura

La oposición aprovechará sus intervenciones para castigar al Gobierno por la corrupción que azota al PP

Lunes, 1 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.

madrid- Seis meses después de la investidura de Mariano Rajoy, el Gobierno del PP se somete esta semana a su primer gran examen parlamentario de la legislatura, el debate de presupuestos, en el que todo indica que la oposición aprovechará también para castigar al Gobierno por los casos de corrupción. Más allá del mediático debate sobre el estado de la nación, el Gobierno se enfrenta desde el próximo miércoles al debate más importante del año a efectos parlamentarios.

Siete enmiendas a la totalidad sobre la mesa y la amenaza de la moción de censura de Podemos que, de momento, ha recibido un sonoro portazo del resto de partidos, pero que puede terminar copando la vida política durante este mes de mayo. El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, aseguró que seguirá adelante con la moción con apoyos o sin ellos al considerar que hace falta en España alguien que le diga al PP “hasta aquí”.

Y es que después de la complicada investidura del otoño pasado, la Ley de Presupuestos marca la acción política de todo el ejercicio y refleja también los apoyos y mayorías con los que puede contar el Gobierno para continuar la legislatura.

Sin mayoría absoluta, el Ejecutivo necesita 175 votos para rechazar las siete enmiendas a la totalidad presentadas por el PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís, EH Bildu y Nueva Canarias.

El PNV, vital para que los presupuestos no caigan en saco roto, todavía deshoja la margarita y, aunque reconoce que hay avances en su negociación directa con Rajoy, no descarta tumbar las cuentas apoyando el próximo jueves las enmiendas en la votación.

a vueltas con el cupoEl intercambio de papeles y contactos entre el PNV y el Gobierno central todavía continúan. El acuerdo presupuestario parece seguir pendiente del cierre de un pacto sobre el Cupo, la factura eléctrica que lastra a la industria vasca, las inversiones ferroviarias y varios asuntos competenciales pendientes.

Fuentes del PNV consultadas ayer por este periódico, aseguraban que no se ha llegado a un acuerdo en ninguno de los cuatro bloques, aunque las conversaciones avanzan por el buen camino tras recibir el impulso político de Rajoy. Todo apunta a que a medida que el reloj avance, las conversaciones se irán agilizando.

En Sabin Etxea hablan de que el acuerdo puede llegar el mismo miércoles, cuando arranque el pleno de las enmiendas a la totalidad, que serán votadas un día después.

Con los nacionalistas vascos, el Ejecutivo alcanzaría esa cifra mágica de los 175 votos para rechazar las enmiendas a la totalidad, aunque de momento sólo tiene garantizados 170 apoyos, los del PP, Ciudadanos, UPN, Foro y Coalición Canaria.

Para el resto de la tramitación de los presupuestos, el PP necesitará un voto más, el 176 que -confía- pueda arrancar al diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, por ahora también receloso.

Si de aquí a finales de junio el Gobierno consigue sacar adelante las cuentas de 2017, la primera fase de la legislatura quedaría allanada, a expensas de lo que pueda suceder en las turbulentas aguas del PSOE.

responsabilidadesAl margen de la complicada aritmética parlamentaria para aprobar los presupuestos, el debate del miércoles y el jueves de esta semana servirá también para que el Gobierno regrese al Congreso de los Diputados después de casi un mes sin plenos y sin someterse a la sesión de control.

Un mes en el que se ha destapado el caso Lezo y se ha visto cómo entraba en la cárcel el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y Esperanza Aguirre se veía obligada a dimitir por tercera vez.

Aunque no está previsto que intervenga Mariano Rajoy, sino su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para defender sus presupuestos, nadie duda de que los grupos de la oposición aprovecharán el debate para pedir responsabilidades al presidente del Gobierno como máximo dirigente del PP.

Podemos había pedido incluso un pleno monográfico sobre la corrupción del PP con la intervención de Rajoy y de sus ministros de Justicia e Interior, pero la Mesa del Congreso, con la mayoría del PP, PSOE y Ciudadanos, lo ha rechazado.

Ausencia de control parlamentario y bloqueo de la “triple alianza” que para Podemos hace más necesaria que nunca la moción de censura contra Rajoy.

Iglesias, que tomará las riendas del debate en nombre de su grupo parlamentario, intentará presentarse como el único partido de oposición al PP en el primer debate de presupuestos de su carrera política.

Un debate que servirá de preámbulo de la moción de censura que prepara su partido y que pretende presentar oficialmente a mediados de mayo, en vísperas de las primarias del PSOE, en opinión de muchos el verdadero objetivo político de esa iniciativa parlamentaria.

La intensa agenda internacional del presidente del Gobierno en mayo actuará a modo de descompresor, ya que permitirá reducir su exposición mediática en el Estado. A mediados de este mes viajará a China, y a finales participará en una cumbre de la OTAN en Bruselas. - Efe/D.N.

debate

catalunya, la otra ‘pesadilla’ de rajoy

Referéndum, sí o sí. El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, matizó ayer, tras aprobarse la actualización de la hoja de ruta, que la entidad soberanista sólo prevé aprobar una declaración unilateral de independencia si el Estado “enloquece”, pero si llega el caso “habrá que votar” después para avalar la secesión. El último en pronunciarse sobre la posible independencia de Catalunya fue el abad de Montserrat, Josep Maria Soler, quien consideró que si se convierte en un Estado, el Vaticano lo reconocerá como país independiente: “Normalmente reconoce a todos los estados nuevos que se crean, por tanto creo que lo reconocería”.