Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Esparza avisó en 2013 a UAGN de la denuncia por fraude en los cursos de formación

Siendo consejero desestimó la queja de varias extrabajadoras
Tras revisar la documentación valoró que no había indicios de delito y remitió las conclusiones y la denuncia a los responsables del sindicato agrario

Ibai Fernandez - Lunes, 1 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Javier Esparza, en su etapa como consejero, con Félix Bariain, presidente de UAGN.

Javier Esparza, en su etapa como consejero, con Félix Bariain, presidente de UAGN. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Javier Esparza, en su etapa como consejero, con Félix Bariain, presidente de UAGN.Oficio en el que Esparza da carpetazo a las denuncias por fraude y traslada a UAGN las quejas recibidas.

“Se dan por realizadas actividades que no se han hecho falsificando y manipulando la documentación” “El análisis documental no muestra indicios de delito ni de incorrecta obtención de subvenciones”

Pamplona- Javier Esparza, siendo consejero de Administración Local y Desarrollo Rural, desestimó en 2013 una denuncia por fraude en los cursos de UAGN de varias extrabajadoras, que habían alertado de graves irregularidades en la gestión. Tras el análisis de la documentación por parte de los responsables de las subvenciones, el Departamento concluyó que no había indicios de actuación ilícita. De esta forma, el hoy presidente de UPN dio por zanjado el asunto remitiendo la denuncia y las conclusiones al propio sindicato agrario, incluidas las identidades de las denunciantes, que ya habían sido despedidas de la entidad. No fue hasta un año después, tras una denuncia en la Guardia Civil, cuando se iniciaron las pesquisas sobre la presunta trama de cobro ilegal de subvenciones que investiga el Juzgado de Instrucción nº 1 de Pamplona.

La primera denuncia al Departamento se produce en marzo 2011, entonces con Begoña Sanzberro al frente de la consejería en los últimos meses del Gobierno de Miguel Sanz, sin que las denunciantes reciban contestación. Tampoco tras las elecciones, ya con Lourdes Goicoechea al frente de Desarrollo Rural. De forma que la denuncia se repite dos años después, en julio de 2013, en términos prácticamente idénticos, con Javier Esparza como responsable de la consejería.

En una instancia dirigida directamente al gabinete del consejero, las denunciantes relatan cómo las actividades recogidas en varios proyectos “no se han desarrollado en su totalidad, siendo en última instancia y para su justificación manipulada, falseada y falsificada numerosa documentación”. Detallan en concreto cuatro proyectos en los que las justificaciones económicas emitidas para recibir subvenciones “no son correctas”, en los que se dan por realizadas acciones que no se han llevado a cabo o que se imputa a personas que no han participado.

“Mi nombre se ha utilizado para figurar en cursos a los que no he asistido al igual que el resto de la plantilla de la entidad”, relata una denunciante, que insiste en la “falsificación y manipulación” de documentos y en la vulneración de la protección de datos. La denuncia relata además situaciones de coacción, acoso laboral, y amenazas de despido a las trabajadoras que se han negado a manipular la documentación relativa a los cursos de formación subvencionados.

La respuesta del GobiernoA diferencia de 2011, esta vez el Departamento sí contesta. Lo hace mediante un oficio firmado por el propio consejero, Javier Esparza, que explica que ha “solicitado al órgano gestor de las subvenciones que efectúe una revisión de la documentación que obra en los expedientes administrativos a los que se refiere la instancia”.

El expediente analiza así los cuatro proyectos que cita la denuncia. En dos de ellos pasa de largo porque la Asociación de Mujeres Rurales de Navarra, dependiente de UAGN, había renunciado previamente a la subvención. En los otros dos programas, que suman ayudas por 150.000 euros, Esparza señala, de forma literal en ambos casos, que “se ha verificado que la documentación y los controles previos al pago se ajustan a lo establecido”. Para ello, apunta, se han repasado las facturas y los justificantes de gasto, las copias de los partes de trabajo firmados por el titular y el gerente de Fundagro, las copias de las hojas de asistencia a los cursos realizados y los controles de incompatibilidad con otras ayudas”.

“La comprobación documental efectuada no pone de manifiesto indicios de delito ni una incorrecta obtención, destino o justificación de las subvenciones percibidas”, concluye el entonces consejero, que sin mayores pesquisas y sin hablar directamente con las extrabajadoras da traslado al escrito dando por zanjada la denuncia. No obstante, “y en atención a las consecuencias que de resultar probados pudieran tener los hechos que se exponen en la instancia dirigida al Departamento”, Esparza decide comunicar a la Asociación de Mujeres Rurales de UAGN la denuncia del fraude y las conclusiones de su Departamento “a los efectos oportunos”.

La respuesta fue decepcionante para las extrabajadoras, que se sintieron “delatadas”. “Nadie nos hizo caso”, relataban en este periódico el pasado sábado, lamentando que todas sus denuncias, tanto dentro del sindicato agrario como ante el Gobierno, cayeran en saco roto. No fue hasta un año después, ya con la denuncia en manos de la Guardia Civil, cuando comenzaron las pesquisas, esta vez de la mano de la juez de instrucción nº 1 de Pamplona, responsable de investigar los posibles delitos de fraude, falsedad documental y estafa, todos ellos con un periodo de prescripción de cinco años.