Soy feminista

Helena Aramendía Redondo / Estudiante de Periodismo bilingüe - Martes, 2 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Soy feminista porque cada noche vuelvo a casa con miedo y cuando me gritan lo guapa que estoy necesito andar más rápido. Soy feminista porque si un hombre me toca, se restriega contra mí y por décima vez le digo que no, me tacha de estrecha. Soy feminista porque cuando un hombre manosea a una chica sin el consentimiento de ella la gente se queda quieta sin hacer o decir nada y si yo actúo me llaman entrometida. Soy feminista porque no puedo mostrar mi faceta sexual como lo hace un hombre sin ser juzgada. Soy feminista porque si elijo esperar soy una aburrida. Soy feminista porque creo que la decisión de maquillarme o no, de depilarme o no, o de vestirme de una determinada manera es mía y para mí. Soy feminista porque pienso que los hombres pueden llevar vestido y pintalabios. Soy feminista porque cuando un hombre hace algo mal le dicen que lo hace como una chica. Soy feminista porque la menstruación sigue causando vergüenza y siendo tabú. Soy feminista porque cuando me enfado me llaman histérica y al niño que llora le dicen que sea más hombre. Soy feminista porque si aspiro a ser jefa me acusan de mandona. Soy feminista porque, por mucho que triunfe en mi trabajo, los titulares van a hablar de mi aspecto. Soy feminista porque cuando doy mi opinión me dicen que así no voy a encontrar novio, como si fuera mi única aspiración. Soy feminista porque cuando agreden sexualmente a una chica la gente pregunta qué ropa llevaba. Soy feminista porque opino que mi existencia va más allá de complacer, servir o acompañar al hombre. Soy feminista porque cuando lucho por mis derechos me dicen radical. Y ahora ve, sigue con tu vida, y llámame feminazi.