Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Iris Domínguez Mujer transexual, 24 años

“En muchos casos los genitales son lo de menos, la hormonación es lo que con más ansia se espera”

Iris vivió su infancia como niño y no mostró actitudes que señalasen que fuese una niña, pero su aislamiento social se solucionó cuando empezó a verse en femenino

Martes, 2 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Pamplona- Para usted, ¿qué sería ser mujer y ser hombre en un mundo sin estereotipos?

-El problema es que un mundo sin estereotipos es un mundo irreal. Yo solamente sé que en el momento en el que empecé a dejarme sentir en femenino de repente se desbloquearon cosas en mi cabeza y me permití sentir de otra manera. Igual en un mundo sin estereotipos sería de otra forma, pero ni me lo planteo porque sigue habiendo dos grandes categorías en las personas y la forma de relacionarse con esas categorías es diferente, para mí el ser hombre o ser mujer tiene sentido en la sociedad. Dicen que puede haber algo innato, algo de genes, pero yo no me lo creo mucho.

¿Cómo llegó a plantearse que no era un hombre sino una mujer?

- Hemos crecido con referencias como Carmen de Mairena, algo que hace muy difícil que te lo llegues a plantear. Ha sido más un darme cuenta de que yo no estaba bien y que acarreaba cosas como depresión y ansiedad, tenía muy pocos amigos y no me movía en sociedad, el tema de las relaciones sexuales lo llevaba fatal y nunca había tenido una pareja romántica porque no era capaz de verme con nadie. Cuando conocí a gente y tuve un par de referencias me lo planteé y me di cuenta de que todo lo que había fallado durante muchos años se resolvía, si me pienso en femenino de repente me puedo imaginar teniendo una relación romántica con una persona y gano muchísima fuerza a la hora de relacionarme con gente. De esto hace escasos dos años y desde entonces ha sido un pequeño frenesí de ir haciendo comprobaciones con las que cada vez gano más seguridad.

Entonces sí que tuvo una niñez y una adolescencia como chico.

“Para mí ser hombre o mujer tiene sentido en la sociedad. Dicen que puede haber algo innato, pero no me lo creo”

“Si me pienso en femenino de repente me puedo imaginar teniendo una relación romántica”

“He tenido una infancia más o menos

-Sí, pero yo no estaba bien. Creo que he crecido con la idea de que simplemente soy muy friki y la gente friki no tiene amigos. No era capaz ni de plantearme que no estaba funcionando bien como persona. He tenido una infancia más o menos normal, pero no es la que hubiese tenido si la hubiese vivido como una chica. Ahora echo en falta de alguna manera toda la infancia que no he podido vivir.

¿Cree que la transexualidad se centra demasiado en los genitales?

-Hay un gran estereotipo y todo el mundo se centra muchísimo en la operación, con mayúsculas. Parece que te vas a un sitio siendo un hombre y vuelves siendo una mujer. Desde hace más de un año todo el mundo a mi alrededor me trata como mujer y yo vivo de esa forma. A nivel de ropa también toda la que llevo es técnicamente de mujer aunque no sea la más femenina, da cierto coraje salir con un vestido a la calle cuando sabes que la gente aún no te va a identificar de la forma correcta. Esto ya es parte del cambio. Depende de la persona, pero en muchos casos los genitales, que es en lo que se centra todo el mundo, son lo de menos. En la vida social no se ve y es algo que llevas más por dentro, creo que el cambio de genitales ya no se plantea con la misma obligatoriedad que antes. La hormonación es lo que con más ansia se espera y lo más demoledor es no empezar, sobre todo para los adolescentes, porque poder parar el crecimiento del vello, la nuez o los pechos te puede librar de muchas cosas. Es muy difícil que la gente se haga a la idea de lo que es estar esperando durante un año o más, sentirte mujer y querer terminar de reafirmarte en ello pero estar viéndote cada día con la nuez o tener que afeitarte. Yo me maquillaría, de hecho alguna vez me he maquillado y el resultado es genial, es superempoderante y te sientes muy bien, pero el proceso puede ser demoledor porque es como trabajar contra tu cara. Sé que en el momento que empiece hormonas por lo menos voy a parar que mi cuerpo siga masculinizándose y además, se afinan los rasgos, te salen pechos y cambia toda la distribución de la grasa. En el fondo también hay mujeres que tienen vello facial, pocos pechos o pocas caderas, el problema es que nosotras somos mujeres que tenemos todo eso a la vez.

¿En qué momento se encuentra ahora mismo en cuanto a este cambio?

-Llevo más de un año esperando a que me den el visto bueno para empezar el tratamiento hormonal. La psiquiatra ya me ha dado el papel, un papel que técnicamente es terrible porque pone en mayúsculas mi nombre antiguo y después que cumplo el diagnóstico de transexualismo, que es como lo llaman ahora. Después pasarán meses en los que me harán pruebas físicas, los tiempos de espera son muy largos. Además, ahora hay muchísimos problemas con los suministros de medicamentos.

¿La Seguridad Social cubre los fármacos que toman?

-Sí, los suele cubrir, aunque ahora mismo hay algunos problemas porque no cubre todos. Por ejemplo, chicos trans tienen alguna medicación concreta que no se la cubren y muchos dicen que precisamente con esa se sienten mucho mejor que con las otras. El problema que tenemos principalmente es que no son medicaciones para personas trans, en general suelen ser para mujeres con menopausia o para hombres que han tenido un cáncer de testículos o de próstata. Son medicamentos que nos dan de forma experimental, de hecho nos hacen firmar un papel para dar nuestro consentimiento y hay muy pocos estudios al respecto. - L.H.