“No ha sido nada fácil;el salmón tiraba mucho y muy fuerte”

Tras dos lanzamientos de caña y varios minutos de lucha, Ignacio Zalakain se hizo ayer con el ‘lehenbizikoa’

Martes, 2 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Primer salmón de la temporada con Txomin, del restaurante Rekondo. El local de Donostia compró el ejemplar por 1.800 euros.

Primer salmón de la temporada con Txomin, del restaurante Rekondo. El local de Donostia compró el ejemplar por 1.800 euros. (Rubén Plaza)

Galería Noticia

Primer salmón de la temporada con Txomin, del restaurante Rekondo. El local de Donostia compró el ejemplar por 1.800 euros.

donostia- Cinco años ha tardado Ignacio Zalakain en tocar la gloria. Los mismos que lleva cada primero de mayo acercándose al Bidasoa, peleando por hacerse con el primer salmón salvaje de la temporada. Aunque en 2013 tocó la gloria con las manos, un tirón de un ejemplar de doce kilos de peso rompió su sedal, por lo que ha tenido que esperar hasta esta edición para celebrar el triunfo. “Estoy muy contento. Las cosas han ido tan bien como esperaba y he conseguido sacarlo”, afirmaba el pescador, de 60 años, tras la hazaña, al programa Faktoria de Euskadi Irratia.

Solo ha necesitado doce minutos y dos lanzamientos de caña para sacar el lehenbizikoa, pero el tiempo no refleja la complejidad de la tarea. “No ha sido nada fácil. He estado varios minutos cansando al salmón porque tiraba mucho y muy fuerte y, cuando ya he conseguido calmarlo, lo he sacado a una esquina y desde ahí he conseguido capturarlo”, resumía.

Precisamente, esa fortaleza y afán por la lucha es una de las características que mejor definen a los salmones. “Le he puesto un poco de freno al carrete porque ha empezado a tensar el sedal desde el primer golpe y para que no se fuera lejos y diera vueltas en el mismo pozo le he puesto el freno al carrete y es cuando he visto que empezaba a dominarlo. Poco a poco se iba cansando, iba tirando menos y he conseguido sacarlo”, explicaba.

1.800 euros de ‘premio’El resultado fue magnífico: un ejemplar macho de 80 centímetros de largo, 15 de alto y 4,7 kilos de peso que le ha reportado 1.800 euros, el precio que el restaurante donostiarra Rekondo -uno de los habituales en la compra del lehenbizikoa- pagó por él. “El guarda de la zona me ha puesto en contacto con el restaurante. Me han dicho que les interesaba la pieza y lo que se ha solido pagar poco más o menos otros años y me ha parecido bien lo que me han ofrecido”, reconocía con una sonrisa. “El dinero nunca viene mal”, exclamaba jocoso.

En las próximas semanas, y hasta que concluya la temporada de pesca -oficialmente el 31 de julio aunque quedará cerrada en el momento en el que se capturen 78 ejemplares- continuará probando suerte en el Bidasoa. “Ya la semana pasada vine con el hijo a ver si veíamos salmones y alguno pequeño ya vimos. Hoy también hemos visto varios”, aseveró.

Si vuelve a tener suerte no dudará en llevarlo a casa. “Es un pescado que nos gusta y la mujer lo cocina bien”, afirmó. - I. Astarloa