Herriko Plaza

Zalakain, el salmonero

Lander Santamaría - Martes, 2 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Galería Noticia

el escritor Pío Baroja le habría bautizado Zalakain, el salmonero, lo mismo que hizo con el héroe aquel de su mismo apellido al que calificó de “aventurero”, a este hombre que ayer capturó el primer ejemplar en el Bidasoa y se convirtió, además de en el protagonista, en uno de los más felices de la jornada y del pequeño mundo que soñaba aquel señor de Itzea. “En el primer segundo fue como si me quedara electrizado, se te ponen los pelos de punta por una sensación especial que no sabes describir”, explica este hombre del día, que nació en Oiartzun y reside en Lezo desde que se casó con Rosa, con la que tiene hijo e hija: Imanol, que le acompañaba y vivió a su lado la experiencia, y Garbiñe. “Ha sido muy emocionante”, afirma Ignacio, que desde 2010 es un habitual amigo del Bidasoa y nunca falta el primer día, que se siente “feliz” y con esta suerte ha disfrutado la que le faltó en anterior ocasión. En 2013, recuerda como si fuera hoy, “me picó un salmón impresionante, le calcularon de unos 12 kilos;estuve más de dos horas tira y afloja, y cuando parecía rendido intente acercarlo, pero me lo impedía una pequeña represa de piedra por lo que se lo acerqué a unos compañeros para que lo agarrarán con la red, pero era tan grande que no cabía”. Decidí atraerlo pero entre su peso y las piedras de una corriente se rompió el sedal y se escapó”, lo dice todavía con pena. “Estaba herido y a los días lo encontraron muerto y con la cucharilla en la boca;fue una lástima porque habría sido el más grande en muchos años”, comenta. El caso es que Ignacio, el salmonero que pudo ser de Pío Baroja, dice ser pescador “más de truchas”, afición que practica también en el Urumea y en el Oiartzun, pero que nunca falta en la apertura de la temporada en el Bidasoa, recibió ayer su pequeña-gran recompensa por aquella que no pudo ser y pasará por derecho propio al individual palmarés y la estadística anual de los salmoneros que han capturado el primer ejemplar. Hombre sencillo, de habla fácil y amistosa, ayer se convirtió en el “protagonista del día”. Y es que, se lo merecía.