El aire ribero, el de peor calidad de Navarra

Por quinto año consecutivo, los niveles de ozono se dispararon en los días de calor
En el resto de Navarra mejoraron los parámetros

Nieves Arigita / J.A. Martínez - Martes, 2 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Vista general del casco viejo de Tudela y del río Ebro.

Vista general del casco viejo de Tudela y del río Ebro. (Juan Antonio Martínez)

Galería Noticia

Vista general del casco viejo de Tudela y del río Ebro.

tudela- Por quinto año consecutivo, los datos que arroja el informe anual del Gobierno de Navarra sobre la calidad del aire sitúan a la Ribera como la peor parada, con valores de ozono troposférico que se dispararon en los días de más calor y superaron los límites legales vigentes. El informe, referido a 2016 y elaborado por el departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, muestra sin embargo, que los parámetros del resto de Navarra mejoraron con respecto a otros periodos, situándose muy por debajo de los límites legales.

Pero en la Ribera, siguiendo la negativa tendencia de los últimos cinco años, la contaminación del aire fue patente convirtiendo a la comarca del sur de la Comunidad Foral en la de “peor calidad del aire”. Dicha contaminación se debió a los niveles de ozono registrados en los días más calurosos de verano, algo que reflejan las cifras recogidas en las estaciones de control y medición de Funes y Tudela. En la primera, se superaron los niveles de ozono legalmente establecidos por ley durante 27 días;mientras que en Tudela, los límites de ozono permitibles se rebasaron en 24 jornadas.

Sobre los valores de ozono troposférico recogidos en estos informes que se realizan por parte del Gobierno de Navarra desde 2010, los incumplimientos se dan tanto en los que se fijan con respecto a la protección humana como a la de los vegetales.

afecciones a la saludDesde el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra consideran que el problema del ozono en la Ribera es equiparable al que sufre el resto del sur y buena parte del centro de Europa. El ozono troposférico, u “ozono malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias. Por inhalación provoca un incremento de los riesgos de enfermedades respiratorias así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. Cuanto mayores son la insolación y la temperatura, y menor es la humedad relativa, más elevadas son las concentraciones de ozono. “Curiosamente, se aprecia más en lugares alejados de las fuentes de emisión por lo que se concentra más fuera de las ciudades que en su interior;teniendo en cuenta estos factores, las mayores concentraciones de ozono se registran en la Ribera”, explicaron desde el Gobierno de Navarra.

Lo cierto es que en el resto del territorio, durante 2016 descendieron los niveles de ozono, con respecto a otros años, en todas las estaciones de control. Así, Navarra aprueba en tres de las cuatro zonas en las que se divide: Montaña, comarca de Pamplona y zona media. Olite, otra de las estaciones con niveles elevados de forma habitual (en 2014 se equiparó a Funes y Tudela), redujo sensiblemente la contaminación, superando los límites legales en ocho días de 2016.

consecuencias

Vegetación. En 2014, se alertaba desde el propio Ejecutivo de que los niveles críticos de ozono establecidos para cultivos se superaban casi cinco veces lo que podría reducir la productividad de determinados cultivos, decían. Y las cifras entonces eran inferiores a las registradas desde 2010.


sobre el límite

24


Jornadas estuvo, durante 2016, la estación de control de Tudela detectando niveles de ozono troposférico fuera de los límites legales vigentes. El año anterior, esta situación se dio durante 34 días;mientras en Olite se rebasaron los niveles en 35 jornadas y en Funes, en 28.