Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Sección Primera de la Audiencia Provincial

Le piden 17 años de cárcel por abusos a dos niñas con las que convivía

La defensa acepta, al menos, diez años al admitir que hubo tocamientos continuados a las dos hermanas
El acusado relata que los cometió “2 o 3 veces por semana”

Enrique Conde - Miércoles, 3 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Palacio de Justicia de Navarra.

Palacio de Justicia de Navarra. (D.N.)

Galería Noticia

Palacio de Justicia de Navarra.

pamplona- Un vecino de Pamplona de origen latinoamericano, Edwin Vinicio J.L., fue juzgado ayer en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra por dos delitos de abusos sexuales continuados cometidos sobre dos niñas, cuando estas tenían entre 7 y 12 años, en cuyo domicilio familiar de la comarca de Pamplona ocupaba una de las habitaciones. La Fiscalía pide para él una pena de 17 años de cárcel mientras que la acusación particular eleva la petición hasta los 21 años de prisión.

La defensa, debido al reconocimiento parcial de los hechos, acepta al menos diez años al admitir que realizó tocamientos continuados y besos sobre las niñas, aunque defiende que en ningún momento cometió ninguna penetración, cuestión en la que discrepa con el relato de las niñas y con las acusaciones. En una de las ocasiones, de noche, el hombre incluso se introdujo en el dormitorio de las niñas en estado de ebriedad y desnudo y les ofreció 20 euros para que le tocaran. Los abusos los cometía en ausencia de los padres de las niñas, cuando estos estaban trabajando.

El procesado declaró ayer en la vista que las niñas incluso le sorprendieron en su habitación en una ocasión acostado con una mujer adulta, distinta a su esposa, con la que apenas convivía porque esta trabajaba de interna en una vivienda. También alegó que solía beber con frecuencia y que “sinceramente no sé por qué las tocaba. Fueron varias veces, dos o tres por semana, pero no se por qué, si eran efectos que me provocaba el alcohol”, aunque la mayoría de los abusos se producían a primera hora de la tarde o a la hora de comer.

Las víctimas, a las que las forenses otorgan alta credibilidad en su testimonio, no tuvieron que declarar ayer en el juicio sino que el testimonio que ofrecieron en el juzgado de instrucción se visionó en vídeo como prueba preconstituida. Las niñas afirmaron que tardaron en denunciar los hechos porque “nos daba vergüenza y por no hacer daño a mamá”, pero incluso recordaron en una ocasión que invitaron a una amiga a casa y que esta les reconoció que también el acusado le había tocado en alguna ocasión. Las chicas reconocieron que el procesado usaba la fuerza para cometer los hechos y que, en muchas ocasiones, ellas se refugiaban en el dormitorio de sus padres o ponían un zapato en la puerta para saber si el acusado llegaba hasta ellas.

Las acusaciones solicitan una indemnización de 30.000 euros para una niña y otros 10.000 euros para su hermana, además de diez años de libertad vigilada y otros tantos de alejamiento respecto al procesado.