El derribo del matadero requerirá su desamiantado

El espacio, situado en Miluze, acogerá un vial, un parque y un centro de actividades económicas

Miércoles, 3 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

pamplona- El espacio del antiguo matadero de Iruña, de La Protectora SA y en el paraje de Miluze, se reconvertirá en un parque, un vial y un área para actividades económicas.

El Consejo de Gerencia de Urbanismo estudiará la propuesta de adjudicación del derribo de las edificaciones, un proyecto que incluye la gestión de residuos y materiales como el amianto. La propuesta es a favor de Construcciones y Excavaciones Eseberri S.L. por un presupuesto de 245.607,19 euros (IVA no incluido). A la licitación, que tenía un presupuesto máximo de 885.774,18 euros, (IVA no incluido), se presentaron nueve empresas con propuestas que oscilaban entre los 245.607,19 euros y los 569.603,29 euros. Un importe que está contemplado en la gestión y urbanización de la U.I. XVI-Arrosadía-Lezkairu.

Así, a finales del año pasado, el Consistorio pamplonés dispuso finalmente de los terrenos e instalaciones. Aunque a las mercantiles La Protectora SA y Vacuno de Navarra SL pudieron acceder durante la primera quincena de enero con el fin de desmantelarlos por completo. Y es que, el matadero ocupa una parcela adjudicada al Ayuntamiento de Pamplona durante la reparcelación de la ARS-3 (Arrosadía-Lezkairu), concretamente en la parcela catastral 2009 del polígono 7 de Pamplona de la unidad I/S1, perteneciente al área de reparto ARS-3.

demoliciónEl derribo de los edificios, que han pasado a estar fuera de ordenación en el planeamiento urbanístico del plan General de Ordenación Urbana de Pamplona con el cambio de uso, será por zonas.

Previamente a la demolición, se verificará la desconexión de todo tipo de redes, tanto eléctricas como de fontanería, abastecimiento de aguas o teléfonos, y se realizará un estudio del terreno, del estado de los distintos elementos estructurales de los edificios que se demolerán y de los colindantes, de sus medianeras en caso de que existan. Además, si es necesario, se preverán soluciones de consolidación.

Una vez hecho esto, se elegirá el método de demolición más adecuado, elemento a elemento, por colapso, con cizalla o combinando todo. Además, y una vez aprobado el correspondiente Plan de Seguridad y Salud referido al desamiantado de la instalación, se procederá a retirar todo el fibrocemento, que por su antigüedad es posible que también contenga amianto. Después comenzarán los trabajos de demolición y la retirada selectiva de los materiales. - D.N.