Una artajonesa, oro en los Juegos Nacionales para Trasplantados

Jerusalén Lorea Ortiz, auxiliar de enfermería de 56 años, se impuso en Granada en la modalidad de 3.000 metros marcha

Ainara Izko - Miércoles, 3 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Jerusalén Lorea Ortiz posa con la medalla de oro.

Jerusalén Lorea Ortiz posa con la medalla de oro. (CEDIDA)

Galería Noticia

Jerusalén Lorea Ortiz posa con la medalla de oro.

artajona- La artajonesa, aunque residente en Estella, Jerusalén Lorea Ortiz se acaba de alzar con la victoria en la modalidad de 3.000 metros marcha en el marco de los VII Juegos Nacionales para Trasplantados, celebrados del 28 de abril al 2 de mayo en Granada, de los que regresa, ni más ni menos, que con una medalla de oro bajo el brazo.

“Estoy contentísima con el resultado. No me lo puedo creer todavía. Cuando me dijeron que había ganado no me salía más que llorar”, reconoce Lorea, de 56 años, que trabaja como auxiliar de enfermería en extracciones en el Complejo Hospitalario de Navarra-Centro de Especialidades Príncipe de Viana (Pamplona).

La idea de acudir a estos juegos, que superaron el centenar de participantes, surgió a raíz de que Manuel Arellano, presidente de ALCER Navarra, la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón, le animase a participar en los mismos. “Me contó su experiencia, en qué consistían y que era una manera de contribuir a que mediáticamente se hablase de las donaciones y tras pensármelo, porque no había hecho deporte en mi vida, me animé” explica. Para ello, contactó en noviembre del año pasado con el entrenador personal Iñaki González, del polideportivo de Estella, para que le preparase para la prueba. “El entrenamiento ha sido muy duro, la verdad, porque al principio pensaba que hacer marcha era como andar, pero no tiene nada que ver ni con andar ni con correr;requiere una técnica específica”, indica.

volver a vivirEn este sentido explica que cada vuelta que dio al Estadio de la Juventud de Granada, ataviada con la bandera de Artajona, se la dedicó a sus padres, hijos, marido, compañeras de trabajo, a su suegro (recientemente fallecido) y a los donantes, en general, a quienes agradeció el gesto lanzando un beso al cielo. “Todo lo que haga por los donantes me parece poco, porque te devuelven la vida”, subraya. En su caso, estuvo dos años en hemodiálisis hasta que el 9 de noviembre de 2005 le llegó el trasplante de riñón que le cambió la vida. “Es un antes y un después. Pasas de vivir dependiendo de una máquina a ser libre. Eso es impagable. Que las familias piensen en los demás en un momento tan duro y triste es el mayor gesto de amor que puedes hacer”, pone de relieve Lorea, que hace dos años promovió la construcción de un monumento al donante, único en Navarra y segundo a nivel estatal, en el parque Los Llanos de Estella. Diseñado por el artista Daniel Resano, consta de dos corazones entrelazados, como lo están un donante y su receptor, con el lema Gracias por donar vida.

Por último, cabe destacar que la organización de los juegos ha corrido a cargo de la Asociación Deporte y Trasplante España. Con ellos se persigue “concienciar a la población sobre la necesidad de órganos para trasplante y como ejemplo especial de la recuperación psicofísica que experimenta una persona trasplantada al practicar una actividad deportiva (suave), la cual es recomendada médicamente como terapia rehabilitadora fundamental”. La celebración de estos juegos es, en definitiva, “el mejor escaparate para reflejar los beneficios reales de mejora de calidad de vida de personas que han sido objeto de un trasplante de corazón, hígado, pulmón, riñón, páncreas o médula ósea”, señalan los organizadores.