a por el broche de oro a una carrera

Javi Eseverri: “Es una oportunidad histórica y, al final, no te la quitas de la cabeza”

el capitán llega tocado a la final pero hace falta mucho más que una molestia para que este chaval de 40 años se pierda el partido de su vida

Iñigo Munárriz | Javier Bergasa - Jueves, 4 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Javi Eseverri, con la camiseta de la final.

Javi Eseverri, con la camiseta de la final. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Javi Eseverri, con la camiseta de la final.Javi Eseverri posa en las gradas de Anaitasuna tras un entrenamiento.

“Imanol está nervioso también... Es que es importantísimo para nosotros”

pamplona- No se podría entender al Xota sin Javi Eseverri ni a Eseverri sin el Xota. El capitán, al borde de los cuarenta, afronta la final de Copa del Rey con la ambición de conseguir el primer título del club y los nervios del que sabe que difícilmente se verá en otra igual.

Lleva toda una vida en el Xota y ahora a sus 39 años le llega esta final. ¿Qué supone esta oportunidad?

-Creo que es un premio. No solo por toda la temporada que llevamos, que esta siendo fabulosa, sino que también es una oportunidad de pelear un título que en un equipo como el nuestro es muy complicado y ahí tenemos la oportunidad y es histórica.

¿Tiene la sensación de que perderla sería un tren que no volvería a pasar?

-Está claro que son ya 39 años y es muy complicado. Llegar a una final es muy difícil e intentaremos aprovecharla, pero sí que es un partido que tiene esa expectativa de que si no lo ganas son ya muchos años y será difícil de repetir. Por otra lado está el orgullo de jugarla y estos días esa adrenalina y ese estrés sí que lo tengo.

¿Cómo está viviendo los días previos?

-Es una oportunidad histórica y al final no te la quitas de la cabeza. Estás todo el día pensando en el partido, en hacer las cosas bien. Intentas aislarte un poco pero es complicado porque es histórica, es una final y en mi caso, con 39 años, aún le das más vueltas.

Sería el broche de oro a su carrera.

-Sí, sería bonito. Seguramente seguiré otro año pero es un título, en el club no hay ninguno y para todos;jugadores, club y afición sería algo único.

Con la selección ya sabe lo qué es ganar títulos.

-He tenido la suerte de levantar dos. Son momentos especiales y te acuerdas de la gente, la familia, de tu mujer, que es la que se lleva la parte que no se ve... te acuerdas de la gente que está a tu lado.

¿Qué supondría para el club el título en lo deportivo y en lo extradeportivo?

-Sería el momento más bonito de su historia. En el tema extradeportivo es importantísimo porque un título tiene mucha visibilidad, estamos en tiempos difíciles y sería un empuje de cara a los próximos años.

Como ha cambiado el panorama desde 1998...

-Ya ves... de ser un equipo semiprofesional a pelear un título. Me ha tocado vivir a mí todo el recorrido y estoy orgulloso de que poco a poco se ha ido creciendo y se ha llegado a este nivel.

Toda su carrera ha estado al lado de Imanol Arregui, ¿cómo le ve estos días?

-Pues nervioso también... es que es importantísimo para nosotros. Es algo que solo hemos peleado dos veces en nuestra carrera deportiva y son momentos especiales e importantes. A la vez tienes alegría, ilusión y el estrés de querer ganar de ir bien preparado, que siempre está ahí.

¿ElPozo es favorito? ¿o en una final no los hay?

-Es una final, un partido, y ellos tienen la ventaja de que a menudo juegan finales y quizás esa presión saben manejarla mejor. Sí que es verdad que nosotros hemos jugado la final de 2010 y tenemos a nuestro favor la ilusión del primer título pero por plantilla e historia son un poquito más favoritos.

¿Cómo llega físicamente?

-Me gustaría llegar mejor. El fin de semana no jugué, estoy con una micro rotura en el gemelo, en el sóleo y de momento aún no he entrenado. Hay que hacer, evidentemente, el esfuerzo porque es una final pero me gustaría haber llegado de otra manera.

Va a haber más de 1.000 aficionados del Magna en Guadalaja. No falla la marea verde.

-Nunca se ha movilizado en el club tanta gente para una salida. La gente hace el esfuerzo y creo que es importante, un plus para nosotros y una motivación especial.

¿Irán familiares y amigos suyos?

-De mi cuadrilla unos cuantos, mi mujer con la cria, mi hermano. De mi cuadrilla bajan unos 20 y gente del pueblo a apoyarme, que es importante para mí también.

Si ganan, ¿se compromete a hacer algo?

-Si ganamos me comprometo a hacer cualquier cosa (risas). No hemos hablado nada pero sería algo increíble, merecería la pena hacer casi cualquier cosa.

¿La noche anterior pasará nervios?

-La experiencia que tengo de la final del equipo y con la selección es que se pasan más nervios los días de antes que cuando ya te vas en el viaje. El jueves-viernes ya no tendré tantos como estos días. Al final le das vueltas a la cabeza, piensas en el partido...

¿Qué es a lo que más vueltas le da?

-Imaginas el partido. Visualizas el partido, cómo puede ser...

¿Y también se visualiza ganando?

-También, también. Sabes que puedes ganar y puedes perder y lo ves todo aunque todo lo que te imaginas de se puede ir al traste en un minuto, pero sí que piensas un poco en otros partidos, en otras finales que has jugado, en esa experiencia para preparar el partido.

¿En la cancha esos partidos de tanta tensión se disfrutan?

-Yo creo que no da tiempo porque son tan igualados que no puedes relajarte ni pensar en otra cosa. No te da tiempo a pensar en nada más que en el partido, en intentar hacerlo lo mejor posible y en estar concentrado.

¿Se atreve a dar un pronóstico?

-Yo creo que ganaremos 5-4.