Editorial de diario de noticias

Logros y costes de un acuerdo

El pacto entre el PP de Rajoy y el PNV para los Presupuestos del Estado pone en la balanza el valor del pragmatismo en defensa de los intereses generales y el coste de una pésima foto junto a quien aparece acechado por la corrupción cada día

Jueves, 4 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

el acuerdo alcanzado por el PNV en Madrid sobre la liquidación del Cupo pendiente desde 2007 y el que deberá pagar la CAV al Estado en el próximo quinquenio en las negociaciones sobre el apoyo a los Presupuestos del Gobierno de Rajoy evidencia el valor del pragmatismo en la política y la responsabilidad de cualquier Gobierno democrático de buscar soluciones a los problemas de su sociedad al margen de los conflictos políticos y de las diferencias partidistas e ideológicas de fondo. Pero al mismo tiempo no evita al PNV el peso de la mala foto que supone en este momento afianzar al PP en el Gobierno central. El acuerdo puede ser positivo para los intereses generales y para el conjunto de la sociedad en cuanto que supone recuperar 1.400 millones, que la CAV descontará del Cupo correspondiente durante los próximos cinco años, y además rebaja para los próximos años hasta los 956 millones anuales la pretensión de cobro del Estado. Y también engloba pactos y plazos respecto a inversiones, retirada de recursos a legislación emanada del Parlamento de Vitoria, cumplimiento de transferencias competenciales pendientes y condiciones respecto a los costes de la energía para la industria . Un acuerdo que, no conviene olvidar, puede facilitar también el camino para la renovación del Convenio con Navarra, que según el consejero Aramburu marcha por buen camino, e incluso consensos también en cuestiones de similar contenido económico, institucional y político a los alcanzados por el Gobierno de Vitoria en infraestructuras, inversiones, trasferencia pendientes, recursos contra leyes forales, etcétera que faciliten reimpulsar las capacidades de desarrollo económico, social y también político de la sociedad navarra. Más aún cuando el PP sigue teniendo un pacto político y electoral con UPN, al que hasta el momento el partido que lidera Esparza le ha sacado escaso provecho presupuestario para Navarra. Sin embargo, nada de ello oculta que la imagen de un pacto que sostiene en el Gobierno de Madrid a un Rajoy y a un PP en minoría parlamentaria, centralista y reaccionario y acechado por la corrupción diaria tiene un evidente coste de imagen desde el punto de vista político. En explicar el complicado equilibrio de esa balanza entre los logros y los costes políticos de un acuerdo ahora con el PP en Madrid -el partido con el que menos ciudadanos de la CAV apostarían para un pacto político, según las encuestas- es donde el Gobierno de Urkullu y el propio PNV deberán centrar sus esfuerzos ante la opinión pública.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »