Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
El Gobierno estudia ejercitar acciones penales o personarse en la causa

Esparza hizo una férrea defensa en el Parlamento de la planta de Ultzama que ha enterrado 3,2 millones de dinero público

El entonces consejero de Desarrollo Rural negó en noviembre de 2014 que fueran a cerrarse las instalaciones, clausuradas 14 meses después, y acusó a la oposición de verter “comentarios miserables”
La Cámara de Comptos ha trasladado el caso a la Fiscalía por irregularidades más que presuntas

Javier Encinas - Jueves, 4 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Esparza, en 2014: "El proyecto claro que es bueno y claro que da respuesta a una zona muy importante".

Esparza, en 2014: "El proyecto claro que es bueno y claro que da respuesta a una zona muy importante". (D.N.)

Galería Noticia

Esparza, en 2014: "El proyecto claro que es bueno y claro que da respuesta a una zona muy importante".

“El proyecto claro que es bueno y claro que da respuesta a una zona muy importante”

PAMPLONa- En noviembre de 2014, la planta de biogás de Ultzama estaba herida de muerte. La empresa que la gestionaba, Bioenergía Ultzama, había solicitado el 23 de abril de ese mismo año entrar en concurso de acreedores y el juez optó abrir la fase de liquidación en octubre. En definitiva, la situación parecía insostenible. Y eso que en aquel momento se desconocían las más que presuntas irregularidades detectadas por la Cámara de Comptos, que el pasado viernes decidió enviar a la Fiscalía el informe sobre este proyecto que ha enterrado los 3,2 millones de dinero público obtenidos en subvenciones.

La oposición parlamentaria era consciente de que todo lo que rodeaba a esta planta tenía muy mala pinta y pidió la comparecencia en la Cámara foral del entonces consejero de Desarrollo Rural, Javier Esparza, quien el 12 de noviembre de 2014 hizo una férrea defensa de las instalaciones impulsadas por quien había sido alcalde de Ultzama hasta cuatro meses antes, Patxi Pérez, y que dejó el Ayuntamiento al ser nombrado por Esparza director general de Administración Local.

En la que fue una comparecencia subida de tono, el actual presidente de UPN defendió con vehemencia la fracasada planta de biogás y negó su cierre que se produciría solo 14 meses después, en enero de 2016.

“Desconozco quién les ha comunicado este inminente cierre, porque yo creo que a día de hoy de inminente, nada, y de cierre, tampoco”, dijo Esparza a los portavoces de Bildu, Víctor Rubio, y Aralar-NaBai, Txentxo Jiménez, a quienes acusó de verter “comentarios miserables”.

“Yo no sé lo que entienden ustedes de esto, yo sé lo que entiendo yo”, dijo un soberbio Esparza en otro punto de su intervención, antes de piropear la deficitaria planta. “El proyecto claro que es bueno y claro que da respuesta a una zona muy importante”, se atrevió a decir el dirigente regionalista, que enmarcó las críticas de la oposición en la proximidad de las elecciones de mayo de 2015.

“Lo que les preocupa de verdad es marcarse un tanto para las elecciones”, repitió en al menos un par de ocasiones, al mismo tiempo que hacía electoralismo asegurando que “el Ayuntamiento ha actuado de forma responsable y bien”.

Acto seguido, Esparza resolvió la preocupación que le había planteado Marisa de Simón (I-E), temerosa de que el fracasado proyecto ahogara al Ayuntamiento de Ultzama al ser el receptor de los 3,2 millones de subvenciones.

“Si al final se terminara cerrando (la planta)..., habría que pedirle al Ayuntamiento la devolución (de las ayudas)”, reconoció Esparza, en la que fue la única concesión verbal que hizo a la posibilidad de que este despropósito terminara de la pésima manera ahora conocida.

Últimas Noticias Multimedia