Castigos imaginativos

Por Tomás de la Ossa - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Siempre me ha llamado la atención la cantidad de tipos de delitos que hay en el Código Penal y los pocos, poquísimos, tipos de castigo que hay: multas, alejamientos, cárcel y poco más. Qué poca imaginación y qué poco caso a esa premisa de que el objetivo principal de la sanción es la reinserción social. Y se me ocurren un par de ejemplos: al responsable de Schweppes que tuvo a sus azafatas todo el Torneo Godó con un traje de minifalda y manga corta, cuando hubo días a 6 grados, ni cárcel de ésa que no se cumple si no llega a 2 años, ni multa (que la pagaría la empresa sin que le doliera), sino vestirle igual y hacerle pasar por el mismo trance. Y al neonazi del Betis que va por Bilbao haciendo el neonazi, nada de cárcel, que allí solo aprendería maldades y haría amistades peligrosas, sino unas semanas de rescate de inmigrantes subsaharianos en el Mediterráneo, que si tiene un mínimo de empatía puede volver hecho un hombre nuevo.