La charla

Una mirada cómplice

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

el domingo pasado me acerqué a ver un Idoya- Iruña, sin duda un partidazo de nuestra Tercera División. Era además en Oteiza, un pueblo donde el fútbol se convierte en religión cuando juega el equipo local.

No solo tuve la suerte de presenciar ese pedazo de partido, sino que además lo hice en compañía de dos amigos, entre otros. Iván, Javi y yo con dos bolsas de pipas dimos lustro a una buena conversación a la vez que disfrutábamos del envite.

Iván es el míster del San Andrés y con cara de sufrimiento nos contaba cómo intenta mantener a su equipo en Regional Preferente. Yo contaba mis peripecias con mi Peña para cómo poner la guinda a la temporada y mientras, Javi, mirando de reojo a ver si Eneko Viana tocaba el balón, nos escuchaba con atención.

El día anterior este tal Javi, había ganado su quinta Bundesliga. Sí, sí, su quinta Bundesliga con el Bayern Múnich. Quizá su sencillez, su humildad o su forma de entender el fútbol y la vida hicieron que ese detalle fuera como otro más en nuestra conversación.

Mientras seguíamos a la pipa, el debut y el gol de Jhon Steven reciente nos sacaba una sonrisa a los tres, viendo cómo uno de casa y de los nuestros, se hacía un hueco entre los mejores.

Durante el descanso, unos cuantos niños se dejaban notar por allí intentando cruzar su mirada con el 8 del Bayern. Se acercaban ellos y mucho más sus balones a los que Javi no dudaba en devolver con una mirada cóm-plice.

Comparamos un poco el fútbol regional nuestro y el alemán. Salimos perdiendo en bastantes cosas. Los clubes allí son profesionales, sus campos son estadios en cualquier categoría y tienen más medios para todo.

Como dato curioso decir que incluso los precios de las entradas son más baratos, aunque eso también pasa si comparas su Primera División y la nuestra. Quizá lo diferente sea el país y nos ganen a muchas cosas, pero con cinco años allí de Javi se habrán dado cuenta que a buena gente no hay quien nos gane.

El autor es técnico deportivo superior