Carta a las manos

Daniel Ezpeleta - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Las africanas, negras, cobrizas o morenas tienen un modo de andar de venado que les hace parecer inmunes a la gravedad. Los hombres tienen las manos de espuma. Se arropan con mantas de lana para engañar a los escalofríos del desierto y del mar. Cuando te saludan te acarician las manos. No son como nosotros, nórdicos para ellos, que saludamos a lo bestia, apretando fuerte como señal de sinceridad, de afecto, de seguridad, como la palabra. Somos muy distintos en color y en olor. Sus manos curtidas tienen una ternura sumisa que se parecen mucho al amor. Sus manos sonríen al borde de las lágrimas al otro lado del éxtasis;sonríen para no darle gusto a la adversidad. Las manos nuestras y de todos tapan los ojos cuando le ven la cara a la muerte. Se duermen cuando conocen la explosión instantánea de la felicidad. Son el alma de la primavera.

Últimas Noticias Multimedia