Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la cámara considera que son "similares"

Comptos pide reformular las ayudas extraordinarias y de emergencia social

EP - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 10:31h

La presidenta de Comptos, Asun Olaechea.

La presidenta de Comptos, Asun Olaechea. ( Patxi Cascante)

Galería Noticia

La presidenta de Comptos, Asun Olaechea.

PAMPLONA. La Cámara de Comptos ha pedido una "reflexión" sobre "la conveniencia de mantener dos tipos de ayudas, extraordinarias y de emergencia social, que son similares" y ha considerado que "se echa en falta un procedimiento y criterios comunes para la gestión de esas ayudas en todos los servicios sociales".

El órgano fiscalizador ha remitido al Parlamento un informe sobre las ayudas de emergencia social otorgadas en 2015 por el Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra. El informe lo solicitó el propio Legislativo a instancias de UPN.

El informe señala que en 2015 el Departamento de Derechos Sociales destinó 65,8 millones a ayudar a familias navarras sin medios de subsistencia. La mayor parte de ese importe (64 millones) tuvo como destino la Renta de Inclusión Socialy otro tipo de ayudas. El resto se destinó a ayudas extraordinarias para personas sin recursos, con el fin de paliar situaciones de marginación social.

Por otra parte, en octubre de 2015 el Departamento de Derechos Sociales publicó una convocatoria de subvenciones para que los 45 servicios sociales de base de Navarra realizaran programas de ayudas de emergencia social.

Comptos explica que las ayudas de emergencia social son prestaciones extraordinarias y no periódicas, destinadas a personas en situación económica precaria. Su objetivo es hacer frente a gastos relacionados con alojamiento, nutrición, salud, energía y educación.

El Gobierno de Navarra gastó 1,6 millones en esas ayudas que se destinaron a 3.000 familias compuestas por 9.600 personas, de las que 3.700 eran menores. Cada familia recibió una media de 520 euros. El 45 por ciento del gasto se destinó a alojamiento, el 26 por ciento a nutrición y salud, el 12 por ciento a energía, el 11 por ciento a la cobertura de otras necesidades básicas y el seis por ciento a educación e integración socio-laboral.

"MUCHOS DE LOS CONCEPTOS ERAN COINCIDENTES" Del análisis comparativo de las ayudas extraordinarias y de emergencia social la Cámara concluye que "muchos de los conceptos eran coincidentes". No obstante, "los requisitos de las de emergencia eran menos exigentes, lo que posibilitó el acceso de colectivos más amplios de la población". Su tramitación "es también más ágil al gestionarlas directamente los servicios sociales de cada localidad".

El informe señala que la convocatoria del Departamento de Derechos Sociales "no concretó algunos aspectos de la gestión y control de estas ayudas". Por otra parte, "algunos servicios sociales ya habían gestionado ayudas de este tipo puestas en marcha por sus ayuntamientos, mientras otros no tenían experiencia en su gestión".

Como consecuencia de esto y otras circunstancias, cada servicio social aplicó procedimientos de concesión, gestión y control diferentes. La Cámara de Comptos señala, en este sentido, que "estas diferencias han existido siempre por la diversidad de los propios servicios y de la población a la que atienden".

JUSTIFICACIÓN DEL DESTINO DE LA AYUDA La Cámara de Comptos ha revisado una muestra de expedientes de los 45 servicios sociales de base. Concluye que, en general, "las situaciones que se tratan de solventar con estas ayudas no responden a una emergencia puntual sino a necesidades continuas de ingresos de los solicitantes".

Por otra parte, según el órgano fiscalizador, "no siempre consta la justificación del destino de la ayuda recibida, destacando el caso de Pamplona que, aplicando su propia ordenanza, la sustituye por un informe técnico". En este servicio social de base, "algunas de las ayudas se tramitaron simultáneamente a las extraordinarias, con el compromiso de devolución en el caso de recibir ambas". El informe señala que "no se ha realizado un seguimiento adecuado de esa obligación de reintegro".

El informe reconoce "mejoras" en las posteriores convocatorias de ayudas de emergencia social de 2016 y 2017, "cuya publicación más temprana ha facilitado su gestión y planificación". Destaca, en este sentido, "la inclusión de las ayudas en una aplicación informática que evita subvencionar por importe superior al gasto correspondiente".

Según Comptos, "se echa en falta, sin embargo, un procedimiento y criterios comunes para la gestión de esas ayudas en todos los servicios sociales".