Mesa de Redacción

Siempre en negativo y a la contra

Por Joseba Santamaria - Sábado, 6 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Es la última aportación de UPN al euskera en Navarra: utilizar la única alcaldía que mantiene en la Comarca de Panplona, la Cendea de Cizur, para solicitar la salida de este municipio de la zona mixta e incluirse en la zona no vascófona. A la contra y en negativo, cuando decenas de localidades navarras hasta ahora en la zona no vascófona están reclamando su paso a la zona mixta para garantizar y ampliar los derechos de sus habitantes. Y en sentido contrario a la posición ampliamente mayoritaria de la sociedad navarra. Releo la carta al director de una docena de cargos público y militantes de UPN euskaldunes que publicó DIARIO DE NOTICIAS hace un par de semanas y me pregunto qué pensarán de esta decisión. Si piensan de verdad lo que allí escribían sobre el euskera no pueden estar de acuerdo con una medida que perjudica y discrimina a los ciudadanos de la Cendea de Cizur y sólo llevará confrontación a la localidad. Pero difícilmente lo expresarán en público. Siempre a la contra y siempre contra todo que no se ajuste a su verdad absoluta y su pensamiento único. UPN, sobre todo desde 2000, aprovechó su poder institucional y municipal para imponer unas leyes regresivas contra el euskera convirtiendo a Navarra en el único territorio de la Europa democrática que legislaba y actuaba -en contra de la normativa europea sobre lenguas minorizadas como le amonestó en más de una ocasión el Consejo de Euskera- contra una de sus lenguas propias en lugar de protegerla e impulsar su normalización. Es todo tan viejo, tan anquilosado en aquel pasado en que se perseguía el euskera y se amenazaba con multas y cárcel a quienes lo hablaran, tan lejano a la realidad de la sociedad navarra actual, tan difícil de creer en el siglo XXI, tan absurdo, tan fanático y antidemocrático que ya da más pena que otra cosa. No quieren ver ni saber nada en positivo de Navarra. Ésa es su pesada carga política ahora.