Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“La dictadura provocó dolor y terror pero también actos de empatía y solidaridad”

La consejera Ana Ollo pone en valor la respuesta de la víctimas y familiares del fuerte ante la represión

Sábado, 6 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La consejera Ana Ollo, junto al director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos.

La consejera Ana Ollo, junto al director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos. (Foto: Iñaki Porto)

Galería Noticia

La consejera Ana Ollo, junto al director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos.

Pamplona- Tanto la consejera Ana Ollo como el director general Álvaro Baraibar pusieron el acento en algo que normalmente no se suele subrayar en los discursos tipo de Memoria Histórica: el hecho de que además de reconocer la verdad y reparar las atrocidades y el dolor causados en este caso por el Franquismo, el pasado también deja lecciones de solidaridad y empatía en las que muchos hombres y mujeres sacaron lo mejor de sí mismos, al contrario que sus verdugos. Por eso pusieron énfasis en resaltar la actuación en torno a las redes de solidaridad con los presos del fuerte (en las que las mujeres, además de “objetos” del sufrimiento, fueron “sujetos” activos) o los programas escolares.

“Las mujeres de Pamplona y de los presos tejieron unas grandes redes de apoyo”

ana ollo

Consejera de Relaciones Ciudadanas

“La transmisión generacional de estos valores es clave para un futuro en convivencia”

Álvaro b

“La transmisión intergeneracional es un elemento clave para la preservación de la memoria y para llevar a las futuras generaciones mensajes de paz, convivencia y respeto a los derechos humanos. En este sentido, el fuerte de San Cristóbal y la memoria de lo allí ocurrido son aspectos muy importantes desde un punto de vista educativo”, afirmó Baraibar.

Ana Ollo señaló que el proyecto es una muestra de la política pública de la memoria, “que debe construirse desde una mirada crítica al pasado huyendo de la desmemoria y del olvido”. Y es que, para Ollo, “el Fuerte debe convertirse en una herramienta con la que construir una memoria viva y activa, crítica con todos los procesos de vulneración de los derechos humanos tanto del pasado como de la actualidad, estableciendo garantías de no repetición, con la mirada puesta en el futuro y en las próximas generaciones. Hay que poner en valor las redes de solidaridad que tejieron las mujeres de Pamplona y las parejas de los presos venidas de otros lugares del Estado que en un contexto violencia, terror y dominación, protagonizaron situaciones de empatía, solidaridad y defensa de la libertad”, dijo - J.I.C.