Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Salvavidas en Zizur

Dos vecinos y cuatro policías locales con un desfibrilador reanimaron a un hombre que sufrió un infarto en la calle

Un reportaje de J. Morales - Sábado, 6 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Tres de los agentes intervinientes posan con el dispositivo Desa (Desfibrilador externo automático).

Tres de los agentes intervinientes posan con el dispositivo Desa (Desfibrilador externo automático).

Galería Noticia

Tres de los agentes intervinientes posan con el dispositivo Desa (Desfibrilador externo automático).
“Miré si tenía pulso y si respiraba, y comencé a hacer la reanimación. Fue un momento tenso” “Empezó a adquirir un tono amoratado, así que pensamos que se nos iba, pero reaccionó” “Hicimos tres descargas y nos turnamos para hacer la reanimación hasta que respiró”

como ángeles de la guarda, dos vecinos de Zizur Mayor y cuatro policías municipales equipados con un desfibrilador lograron el jueves que el corazón de un residente en la citada localidad, de 51 años de edad y de origen alemán, siguiera latiendo después de sufrir un infarto en plena calle. “Hay días en los que uno se siente especialmente orgulloso de su trabajo y de los compañeros con quien los desarrolla. El jueves fue uno de esos días, ya que gracias a la actuación decidida de los policías se consiguió salvar la vida de una persona y nada hay más gratificante que eso para un servidor público”, afirmó ayer Xabier Martínez Urroz, jefe de policía de Zizur Mayor, quien también quiso destacar la contribución de Adrián Contreras y Óscar Aguerralde, los dos vecinos que atendieron en primer lugar al infartado. “Sin las maniobras de reanimación cardiopulmonar que le aplicaron el resultado y el desenlace habría sido distinto”, apuntó Martínez, quien confirmó la favorable evolución del atendido.

ADRIÁN CONTRERAS

Vecino de 22 años que auxilió al hombre

Óscar aguerralde

Vecino de 50 años que auxilió al hombre

Lucas Iglesias

Policía Municipal de Zizur Mayor

Los hechos ocurrieron el jueves, pasadas las 13.45 horas en una zona de aparcamiento situada en la plaza Idoia de Zizur Mayor. En ese lugar, y sobre el asfalto, encontró al hombre que estaba en parada cardiorrespiratoria Adrián Contreras, de 22 años, quien inmediatamente estacionó su vehículo y acudió a auxiliarlo. Gracias a su formación como socorrista, el joven empezó a realizarle los masajes de reanimación, junto con otro vecino, Óscar Aguerralde, de 50 años, tras verificar que había sido alertado el 112. “Le busqué el pulso y no lo encontré. También comprobé si respiraba y comencé a hacerle la reanimación cardiopulmonar”, relató ayer a este periódico Adrián, quien estudia para opositar a bombero. “Fueron momentos de mucha tensión”, añadió. “El hombre empezó a adquirir un tono amoratado y tenía las pupilas muy pequeñas, así que pensamos que se nos iba. Pero gracias a los masajes que le realizamos entre Adrián y yo conseguimos que fuera reaccionando”, agregó Óscar, quien actualmente trabaja en una colchonería y que fue 14 años voluntario en Cruz Roja Navarra, lo que le permitió adquirir conocimientos en primeros auxilios.

Instantes después, y tras una llamada recibida en SOS Navarra, dos agentes de la Policía Municipal de Zizur acudieron al lugar, le colocaron el desfibrilador al hombre y le realizaron un masaje cardíaco. “Tuvimos que hacer tres descargas, con un lapso de uno o dos minutos entre una y otra, en los que seguimos con la reanimación. Pasados unos minutos, llegaron los otros dos compañeros y nos fuimos relevando de forma muy compenetrada”, explicó uno de los agentes intervinientes, Lucas Iglesias, quien destacó la importancia de “la rapidez en la actuación para la supervivencia”. A la llegada de la ambulancia que trasladó al hombre al CHN se constató que volvía a respirar.