elecciones presidenciales en francia

"Hay que votar, el mundo nos está mirando"

EFE - Domingo, 7 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 20:24h

Murales en una pared en Francia.

Galería Noticia

Murales en una pared en Francia.

PARÍS. Claude acaba de depositar su voto en una céntrica mesa electoral de París en la segunda vuelta de las presidenciales. Sonriente, este informático asegura que estas elecciones son "las más importantes" de la historia del país, porque "todo el mundo aguarda el resultado".

"El mundo nos está mirando, es como si todos estuvieran pendientes de lo que dice el pueblo francés", afirma este hombre de mediana edad, que abandona raudo el colegio electoral para hacer las compras dominicales en el mercado.

La lluvia, poco intensa pero constante, no le ha disuadido de ir a votar, al igual que a muchos conciudadanos en esta votación final entre el socioliberal Emmanuel Macron y a la ultraderechista Marine Le Pen.

Para Ali Kamel son "unas elecciones más importantes de lo normal" porque "el futuro de Francia está en juego".

Este sexagenario no oculta que la presencia de Marine Le Pen en la segunda vuelta "hace que también sean importantes las elecciones para Europa".

Aunque siempre ha votado por convicción, estaba tan convencido de la victoria de Macron que dudó en acudir a votar. "Pero tras el debate televisado de esta semana me decidí a venir. Le Pen fue tan mediocre en economía,...", señala.

Jean-Paul Thouboul, que durante años dirigió un importante departamento de una gran empresa, mira con preocupación las elecciones.

"Ha sido la campaña más rara que recuerdo. Demasiada corrupción y ahora el pirateo de las webs. Es complicado votar", asegura este jubilado que para evitar ambigüedades sobre el sentido de su sufragio agrega un "¡viva Europa!".

Thouboul entiende el desamparo de los jóvenes, "que no encuentran trabajo", y considera que el desempleo seguirá siendo el principal caballo de batalla del nuevo presidente.

La victoria de Macron que auguran todas las encuestas no ha anestesiado a los votantes. "Hasta que no se vota, no se puede saber el resultado", asegura Charles Balle, que acude a votar con su esposa Muriel y sus dos hijos.

"No hay que hacer caso de los sondeos. No hay más que ver lo que pasó con el 'brexit' o con la elección de (Donald) Trump", agrega su mujer.

La joven Marie Cherpion considera que "estas elecciones son las más importantes" porque "hay que lograr que la democracia triunfe, que no gane Marine Le Pen".

Cherpion no duda en mostrar su entusiasmo por Macron que, a su juicio, "abre la puerta a la Francia más joven".

"Dudé mucho en votar por él en la primera vuelta y ahora estoy feliz de haber podido votar por él en la segunda. Es una Francia joven que llega", señala.

No opina igual Colette Sevegraind, que a sus 78 años presume de "haber votado en todas las elecciones".

"Y no recuerdo ningunas como estas. Nunca había visto esta histeria en los dos candidatos", dice.

Aunque señala que estuvo a punto de no ir a votar "porque el resultado ya está hecho", destaca la importancia de marcar "el descontento con esa Francia parisina que mira por encima del hombro a la Francia rural".

"Los parisinos no tienen en cuenta la realidad del país. Va a ganar un candidato que no conoce la Francia de verdad", asegura.

Sonia Papillon, sin embargo, cree que "no hay que votar con miedo si no con esperanza".

Esta mujer que en la primera vuelta apostó por el conservador François Fillon asegura que "votar ahora por Macron no es una opción mala, es un voto de convicción".

"Creo que hay que dar a Macron una oportunidad", señala.