Zapico retoma la revolución asturiana de 1934

La segunda entrega de ‘La balada del norte’ (Astiberri) regresa a la última revuelta obrera de Europa

Raúl Molina J.L. Cereijido (Efe) - Domingo, 7 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Zapico posa con su nuevo trabajo.

Zapico posa con su nuevo trabajo.

Galería Noticia

Zapico posa con su nuevo trabajo.

oviedo- Armado solo con un rotulador, el dibujante Alfonso Zapico, Premio Nacional del Cómic 2012, ha regresado a los escenarios de la Revolución de 1934 en Asturias para pasear por las calles y los lugares que sirven de escenario al recién editado segundo volumen de La balada del norte (Astiberri).

El minero Apolonio, líder revolucionario obligado por las circunstancias, su hija Isolina y su amante Tristán vuelven a cobrar vida de la mano de Zapico para pasear su historia por un conflicto en el que Oviedo, la ciudad burguesa que los mineros conquistaron en la última revolución obrera de Europa que buscaba “asaltar los cielos”, se convierte en la principal protagonista. El autor de Dublinés regresa una vez más a su Asturias natal desde Angoulême (Francia), la capital europea del cómic, para revisitar una historia que quiso contar desde que abandonó España para recuperar la memoria de unos hechos que se pierden en el recuerdo al mismo ritmo que desaparece un sector como el minero, generador de una cultura propia “que merece la pena no perder”.

A lo largo de las 296 páginas de este segundo volumen, Zapico dibuja y narra la toma de una ciudad destruida por un conflicto que aún guarda en su memoria con una imagen “muy negativa” que se contrapone al recuerdo “épico y romántico” que se conserva en las cuentas mineras. En los tonos grises - “el cielo era gris, los ríos eran grises y la vida muy negra”-, el dibujante aplica una mirada “que intenta abarcar todo con una perspectiva muy abierta” a la hora de retratar a los personajes de ambos bandos.

Alguien que se autodefine como “flaco, tímido, provinciano y socialdemócrata (todo en el buen sentido)” asegura que su postura no es equidistante y tiene “muy claro” de qué lado se posiciona en un conflicto “cuyas consecuencias fueron las que fueron”, pero para el que “había razones” entre una clase obrera con durísimas condiciones de vida. El tercer volumen de La balada del norte se publicará en un par de años.