Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Sare denuncia que los viajes afectan a la salud

83 menores navarros siguen sufriendo la política de dispersión

Sare denuncia que los viajes afectan a la salud y el desarrollo educativo y afectivo de niñas y niños

A. Irisarri - Domingo, 7 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Una de las movilizaciones convocada por Sare en Pamplona en contra de la dispersión de presos.

Una de las movilizaciones convocada por Sare en Pamplona en contra de la dispersión de presos. (O.MONTERO)

Galería Noticia

Una de las movilizaciones convocada por Sare en Pamplona en contra de la dispersión de presos.

PAMPLONA- Son el eslabón más débil de la cadena, y por eso padecen con mayor crudeza si cabe los restos del conflicto. En Navarra, 83 niños siguen sufriendo cada fin de semana las políticas de dispersión de presos de ETA que adoptaron el Estado español y el francés a finales de la década de los noventa para tratar de mermar la capacidad organizativa de la banda, y que pese al alto el fuego definitivo decretado en 2011 y al reciente desarme de la organización siguen vigentes hoy en día.

Al margen queda para los Gobiernos que muchos de los que sufren hoy en día la excepcionalidad sean los familiares de los presos, entre ellos un buen número de niños y niñas que en muchos casos han crecido acostumbrados a desplazamientos de miles de kilómetros y a alteraciones de rutina que, según constata la red de apoyo a los presos Sare, pueden tener consecuencias en su estabilidad afectiva, su desarrollo escolar o incluso su salud.

Son algunas de las conclusiones que extrae Sare de los informes periódicos que hace sobre la realidad de los presos, en los que también tiene en cuenta el papel de los menores. El último documento al respecto elaborado por la red cifra en 338 los presos que actualmente cumplen condena en España o Francia, de los que 48 serían originarios de Navarra. De este grupo penden los 83 niños y niñas, que a su vez se componen en dos grupos: por una parte, 19 de estos niños tienen un padre o una madre presa, y los 64 restantes son sobrinos y otros familiares directos de entre cero y 16 años.

1.400 km de mediaIndependientemente del parentesco o edad, todos achacan los mismos problemas, que sobre todo se traducen en kilómetros. Sare estipula que, de media, los niños realizan unos 1.400 kilómetros en cada desplazamiento a una cárcel (700 km tanto a la ida como a la vuelta, unas 14 horas de carretera), teniendo en cuenta que hay casos que se van hasta los 2.000 km. Esto, según la plataforma de apoyo a los reclusos, tiene consecuencias. La primera es un menoscabo en el derecho a la vida familiar y el terreno afectivo, ya que el límite de visitas y la distancia aminora el contacto con el familiar preso, pero también con entornos igualmente importantes como el escolar o el grupo de amigos. Eso lleva a Sare a considerar que “con la dispersión se le niega al niño o la niña el cariño y la relación con su madre o padre preso, pero también con el entorno afectivo de los amigos, los compañeros de clase o las actividades extraescolares”. Algo que también afecta al rendimiento escolar, ya que el cansancio de los viajes se suma a la dificultad para hacer tareas y estudiar y en algunas ocasiones también se pierden horas lectivas porque en determinadas cárceles hay encuentros sólo de lunes a viernes. Ineludiblemente, esta situación también puede desembocar en riesgos para la salud en forma de estrés y cansancio, amén del riesgo de accidente que conlleva echarse a la carretera. De hecho, Sare denuncia que ya son 16 los muertos en accidentes de tráfico motivados por la dispersión.

Por todo ello, y porque la red considera que “la dispersión es una decisión política”, llama a la “movilización de la calle y de los movimientos sociales para acabar este daño innecesario a los familiares”.

la dispersión en datos

1.400

kilómetros de media. La red de apoyo a los presos Sare calcula en una media de 1.400 los kilómetros que se ven obligados a recorrer los familiares con niños pequeños para visitar a los presos.

48

presos navarros. De los 338 presos que siguen cumpliendo condena en cárceles españolas y francesas, 48 son navarros.

150

euros por viaje. Desde el punto de vista económico, Sare calcula que el desembolso para cada viaje es de 150 euros.